‘Camarada Leo’, el terrorista que delató y entregó al número 4 de SL en el Vraem

Fecha: 09 de abril de 2013

Fuente: La República

Testigo de alto valor. Senderista reclutado desde niño y que formó parte de la organización criminal maoísta durante 20 años es ahora uno de los más importantes informantes de la Policía Antiterrorista, entre los 18 desertores terroristas que se han entregado a las autoridades.

“Me escapé de Sendero Luminoso porque un compañero me confió que el ‘camarada José’ (Víctor Quispe Palomino) había ordenado mi muerte. Sospechaba que yo era un soplón. Agarré mi fusil Galil y me largué”, relata el ‘camarada Leo’, un ex miembro de la organización terrorista que fue incorporado desde niño a la agrupación como ‘pionero’. “Estuve en el partido (Sendero Luminoso) poco más de 20 años. He visto en todo ese tiempo cómo aniquilaban a mis compañeros, de hambre o asesinados porque los consideraban traidores. Yo no quería que me mataran, por eso me fui”, dice.

En el 2012, “Leo” huyó de un campamento terrorista y se dirigió hacia la localidad de Pichari, en La Convención, Cusco. Luego se entregó al Ejército. En un principio, no le creyeron. “Tuve que ofrecer detalles de las acciones en las que participé, los lugares y los blancos, pero además identifiqué a varios jefes y mandos en fotografías. Para convencerlos, me sometieron a una prueba de fuego. Tenía que ubicar los escondites de los ‘camaradas José’, ‘Raúl’ (Jorge Quispe Palomino), ‘Gabriel’ (Martín Quispe Palomino), ‘Alipio’ (Orlando Borda Casafranca) y ‘William’ (Víctor Castro Ramírez). Yo no solo ofrecí información sino también viajé con los equipos especiales antiterroristas”, declara “Leo”. “Una de las acciones más importantes fue la ubicación del ‘camarada William’, un jefe con mucha experiencia militar. Ha sido uno de los más duros golpes contra la organización en los últimos años. Yo lo conocía perfectamente, como a todos los dirigentes del partido”.

Gulag senderista

El “camarada Leo” es uno de los 18 senderistas que desertaron de la banda de los hermanos Quispe Palomino, quienes luego de la captura de Óscar Ramírez Durand, “camarada Feliciano”, el 14 de julio de 1999, resolvieron continuar su propio rumbo terrorista despotricando de Abimael Guzmán.

Los Quispe Palomino secuestraban a familias completas, adultos y niños para organizar campamentos de trabajos forzados y de ideologización en el Vraem desde los años 80. “Leo” era niño cuando él y sus padres fueron plagiados.

“No recuerdo la edad que tenía cuando me reclutaron, pero, según mi padres, fue en 1989, aproximadamente, cuando contaba con 2 años. Vivíamos por Pangoa, por el río Ene, en Satipo (Junín). Lo que sí recuerdo es que a los 7 años me obligaban a participar en las labores de cultivo en las llamadas ‘zonas de producción’, donde se sembraba para alimentarnos en los campamentos. A los 9 años me separaron de mis padres y me llevaron a una ‘escuela popular’, donde aprendí a leer y a escribir y me adoctrinaban con Marx, Lenin y Mao. Nuestro profesor era el ‘camarada Alcides’. Cuando cumplí 10 años recién conocí al ‘camarada José’, Víctor Quispe Palomino, y a los otros dirigentes”, recuerda “Leo”.

“Por orden de ‘José’, cuando tenía 12 años, me incorporé a la guerrilla del ‘camarada Dalton’ (Jaime Zúñiga Córdova), compuesta por una docena de combatientes. Hasta que en el 2000 me mandaron como ayudante de seguridad de “José”, en Sonabeni, Mazamari, Mirador y Trinchera. En esa época todavía no contaba con un arma, pero “José” me encargaba su fusil. Lo llevaba todas partes”, dice “Leo”, de quien por razones de seguridad no se indica su identidad ni sus características físicas.

De los 18 terroristas que se han entregado a las autoridades y ahora son colaboradores de la policía antiterrorista, “Leo” es uno de los más valiosos porque conoce a toda la dirigencia, a los mandos medios y a los combatientes de mayor renombre. Gracias a “Leo” se conoce plenamente al “camarada Alipio”, el estratega militar del grupo senderista. Su verdadera identidad es Orlando Borda Casafranca.

“En el 2005, en el campamento conocido como ‘Bidón’, la dirigencia dispuso que yo pasara a la guerrilla del ‘camarada Gabriel’ (Martín Quispe Palomino), y nos dirigimos a Pangoa por Palomar, Santa Rosa, Masunquiari y Alto Anapati. Después, en una reunión en el campamento Oso, me ordenaron que me uniera a la guerrilla del ‘camarada Alipio’. En el 2006, ‘Alipio’ planificó una emboscada a una patrulla policial, en Machente, en el distrito de San Francisco, provincia de La Mar (Ayacucho). Matamos a dos policías y les robamos sus armas”, declara el “camarada Leo”, de aproximadamente 25 años. Con el tiempo, se convirtió en un experto tirador.

“Participé en otra acción importante. El 20 de octubre del 2007, como resultado de una reunión entre los camaradas José, Alipio y Raúl, se dispuso el ataque a la base policial de Ocobamba, en Apurímac. La acción estuvo a cargo del ‘camarada Pelayo’ (Félix Huachaca Tincopa). Yo participé como vigilancia. El ataque duró unos 30 minutos, luego nos apoderamos de todos los fusiles y nos retiramos a las altura de Oripa. En esa ocasión murió un policía”, explica “Leo”.

Ritual de sangre

La cercanía con la dirigencia terrorista le permitió a “Leo” ser testigo presencial, y en algunos casos participante, de los más sanguinarios operativos senderistas.

El 22 de marzo del 2008, los terroristas emboscaron a una patrulla antidrogas entre Quinua y Huamanguilla, en Ayacucho, con un saldo de una policía muerta y ocho heridos.
la fuga final

“La acción de Huamanguilla estuvo a cargo del ‘camarada Gabriel’. A continuación, el 2 de agosto del 2009, se atacó la base policial de José de Secce, Huanta, Ayacucho. Murieron tres policías y dos civiles. Luego atacamos una patrulla del Ejército en Sinaycocha, en Santo Domingo de Acobamba (Junín). Vino un helicóptero de la FAP a rescatar a los heridos y lo emboscamos. Pelayo fue quien disparó a la aeronave y la derribó, el 2 de septiembre del 2009. En total murieron tres militares. Dirigió ‘Alipio’ y ‘Guillermo’ lo secundó. Después de esta acción celebrada por el partido, ‘José’ ordenó a ‘Alipio’ y ‘Gabriel’ dirigirse al Cusco para atacar el puesto policial de Pucyura, en Vilcabamba, La Convención. Eso fue el 6 de febrero del 2012. Desde entonces, ‘Gabriel’ se hizo cargo del frente de Vilcabamba y La Convención”, narra el “camarada Leo”.

Ante el exceso de violencia y sangre, y los abusos de los jefes con los subalternos dentro de la organización, “Leo” había comenzado a proyectar su deserción. Lo intentó varias veces, hasta que encontró la ocasión perfecta. Pero por un pelo casi pierde la vida.

“Yo pensaba en capitular o desertar de la organización terrorista desde hace muchos años. Inclusive desde muy corta edad, por observar tanto abuso que cometían con nosotros. Desde muy pequeños nos retiraban de la compañía de nuestros padres y luego nos obligaban a trabajos forzados en las zonas de producción, para después formar parte de guerrillas y obligarnos a estar con ellos en las acciones armadas que planificaban. Siempre tuve la intención de irme, pero no se daba la oportunidad. Tenia miedo por mi vida, ya que a la más mínima sospecha ‘José’ mandaba a matar a cualquiera”, dice.

El 9 de abril del 2012, el “camarada Gabriel” dirigió el secuestro 36 trabajadores de una compañía que ofrecía servicios al Gas de Camisea. “Leo” estaba entre los secuestradores. Fue una de sus últimas intervenciones.

“Al poco tiempo, noté algo raro en ‘Gabriel’ y en ‘Alipio’. Me dijeron que me alistara para irnos a Vizcatán, lo que me pareció extraño porque hacía poco que habíamos llegado a la zona. Hasta que un camarada me filtró el dato que había escuchado que ‘José’ ordenó mi muerte. Creía que yo era un soplón. Aprovechando que me tocaba vigilancia en la madrugada decidí escapar”, relata “Leo”.

“Ese día caminé sin descansar temiendo que la columna de ‘Alipio’ me alcanzara para asesinarme. Estuve escondido tres días en el monte hasta que salí hacia la carretera donde abordé un camión. Mi fusil Galil lo escondí en los matorrales. Luego me dirigí a un pueblo cercano donde trabajé como peón, cultivando cacao. Después de una semana de trabajo decidí entregarme al Ejército. Yo no soy mando ni dirigente. Pero sí he participado en varias acciones bajo las órdenes de los jefes del partido. Todo lo que hice fue en contra de mi voluntad”, concluye el “camarada Leo”, convertido hoy en uno de los principales informantes de la Policía Antiterrorista.

ʻJoséʼ ya comenzó a matar a los sospechosos

Enterado de que varios miembros de su agrupación habían comenzado a desertar, Víctor Quispe Palomino, “camarada José”, dispuso el asesinato de todo sospechoso.

De esta manera fueron liquidados tres senderistas, los camaradas Félix, Rubén y Donato. A los tres se les acusó de pretender desertar de la banda senderista. Los tres fueron ultimados por el río Chalhuamayo, en Junín, en agosto del 2011. Las muertes son para persuadir al resto de combatientes de no intentar fugarse.

Quien asesinó a los camaradas Félix y Donato fue el “camarada Raúl”, Jorge Quispe Palomino, el mismo sujeto que aparece en videos cantando huainos con su guitarra. Acabó con ellos de un balazo en la cabeza.

Un mes después, en setiembre del 2011, los camaradas Isaac y Christian, naturales de Unión Mantaro, en Ayacucho, fueron muertos porque supuestamente tenían la pretensión de capitular.

Para “José” no hay diferencia de géneros. Dispuso la muerte de dos ashaninkas, camaradas Norka y Lucy, porque estaban preparando su fuga. La “camarada Elena” fue la encargada de ejecutarlas.

En cambio, los camaradas Román y Santos fueron asesinados por los camaradas Renán y Lucio, bajo la acusación de soplones y traidores a Sendero Luminoso. Esto fue en el río Mantaro.

En cifras

20 años integró Sendero Luminoso el “camarada Leo”.

25 es la edad aproximada del “camarada Leo”.

18 son en la actualidad los desertores que trabajan como informantes de la Policía

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s