PER: Sí a la marihuana medicinal, por Ian Vásquez

El Comercio

“La marihuana no es una droga más nociva que varias sustancias que son legales como el alcohol, el tabaco o la cafeína”.

Es acertada la decisión del gobierno de proponer la legalización del uso medicinal de la marihuana. El Ministerio de Salud está creando un comité de expertos para estudiar el tema y formular recomendaciones sobre su alcance y regulación.

No hemos visto los detalles pero, en principio, no debería ser controversial aprobar dicha legalización en el Congreso. Ya el mundo se mueve en esa dirección. En Estados Unidos, 28 estados y la capital han permitido el consumo legal de la marihuana medicinal. En casi toda Europa es legal. Y ocho estados estadounidenses y Washington D.C. han tomado un paso más allá y legalizado el uso recreativo de esa droga, así como numerosos países europeos, Canadá, Uruguay y otros en donde se tolera su uso o la han legalizado o descriminalizado.

 Esa tendencia global se debe no solo a que los esfuerzos de tratar a los consumidores como criminales han sido ineficaces y contraproducentes. Se debe también a que la marihuana claramente no es una droga más nociva que varias sustancias que son legales como el alcohol, el tabaco o la cafeína. Además, los reconocidos beneficios de la marihuana medicinal en varias áreas –el alivio a la náusea causada por la quimioterapia o para controlar convulsiones musculares, por ejemplo– son importantes, y el uso de la droga respecto a otros tratamientos es prometedor.

Nunca faltan, sin embargo, voces escépticas a los beneficios de la plena liberalización de la marihuana, incluso por razones medicinales. El médico Alfonso Zavaleta, por ejemplo, afirmó en este Diario que solo para algunas “condiciones clínicas se ha probado científicamente la eficacia” de la marihuana medicinal y que “otros supuestos usos potenciales medicinales son controversiales o carecen de sustento médico científico”. Agregó que el autocultivo y la automedicación de la marihuana implican riesgos, sin mencionar cuáles son.

Es cierto que hay una falta de investigación y pruebas médicas respecto a la eficacia de la marihuana. Pero eso se debe a la politización de esta droga en los países ricos y especialmente en EE.UU., país que tiene la mayor influencia sobre la política antinarcótica global. La comisión de expertos que se está formando puede aprender de esta experiencia.

Sucede que, de todas las drogas reguladas por el Estado federal estadounidense, la marihuana se encuentra en la categoría de las más estrictamente reguladas. El gobierno federal la considera altamente adictiva y sin usos medicinales. El mero hecho de ser regulada de manera tan restrictiva limita severamente la investigación científica respecto a la marihuana. Las instituciones, doctores y científicos que quisieran investigar los usos medicinales de la droga tienen que lidiar con una barrera de numerosos requerimientos burocráticos estrictos para ser aprobados y que no se aplican a otras drogas. Además, el Estado ha restringido severamente la cantidad y calidad de la marihuana que se puede usar en las investigaciones, creando así un desincentivo más. Que en EE.UU. la legislación respecto a la marihuana a diferentes niveles de gobierno es inconsistente es otro desincentivo al desarrollo de este medicamento. 

No tiene sentido la regulación de la marihuana en EE.UU. y varias asociaciones médicas se han quejado al respecto. No es físicamente adictiva y no se puede morir de sobredosis, pero es regulada de manera más estricta que la cocaína o el opio. El gobierno federal justifica su regulación al indicar que no hay investigación suficiente que pruebe el uso prudente de la marihuana medicinal. Es una trampa en que el Estado dificulta la investigación y luego apoya su decisión en la falta de evidencia científica. 

Concuerdo, por eso, con Zavaleta en que el Estado Peruano debería permitir ensayos clínicos sobre la marihuana como parte del proyecto de ley que se está preparando. Pero el comité de expertos debe advertir contra la sobrerregulación que aflige a EE.UU. y que desalienta la investigación. A la vez, debería aconsejar tolerancia para con quienes no pueden o no quieren esperar a que el Estado se ponga al día en este tema. Los daños que causa la mala política restrictiva vigente representan un riesgo mayor a cualquier riesgo del mismo uso de la marihuana. Felizmente, en eso también se está formando un consenso entre expertos alrededor del mundo. 

http://elcomercio.pe/opinion/mirada-de-fondo/si-marihuana-medicinal-ian-vasquez-noticia-1969569

PER: Capitán EP en retiro era cabecilla de una red de narcotráfico

La República

Atrapado. Policía Nacional logró capturar con sus pares de Colombia al oficial del Ejército (r) Paul Bobadilla Retamal. En junio del 2016, militar escapó del Círculo Militar y desde la clandestinidad siguió enviando alijos de droga al extranjero.

Agentes Antidrogas de la Policía Nacional sindican al capitán del Ejército en retiro, Paul Bobadilla Retamal, como cabecilla de una red de narcotráfico integrada por extranjeros que viajaban a Europa con cocaína que obtenían de la zona de producción del Valle de los ríos Apurímac Ene y Mantaro (Vraem).

Paul Bobadilla fue detenido el pasado 7 de enero en el Aeropuerto Internacional El Dorado, en Bogotá, Colombia, luego de permanecer seis meses como fugitivo.

PUEDES VER: Cuerpo sin vida de recién nacido fue colocado por error en una lavadora

De acuerdo con las investigaciones de la policía antidrogas, el capitán Bobadilla, en su condición de socio del Círculo Militar”, ubicado en Jesús María, aprovechó las habitaciones de la institución para utilizarlas como su centro de sus ilícitas actividades.

Según las fuentes policiales, Bobadilla habría ocultado droga en maletines, luego transportaba la mercancía ilícita hacia el puerto del Callao donde la despachaba vía marítima.

La red del capitán Paul Bobadilla, de 37 años, natural de Lima, estaba conformada por Luis Altéz Rivera alias “Kike”, quien se desempeñaba como el cordinador; Jonathan Benzaquen Ortiz, alias ‘Ciego’, encargado de la custodia de la droga; y Marlon Rodríguez Aylas, responsable del transporte de la droga que venía del Vraem.

El caso fue detectado en marzo de 2016, cuando agentes de la División de Investigaciones Especiales (Divinesp) de la Dirandro manejaban información de una organización encabezada por oficiales del Ejército en retiro, dedicada al acopio, traslado y acondicionamiento de droga y que presuntamente utilizaba como centro de operaciones el Círculo Militar.

La titular de la Cuarta Fiscalía Supra Provincial Corporativa Especializada Contra la Criminalidad, Katherine Cáceres Jacobsen, dispuso el seguimiento a la red de Bobadilla y con ayuda del sistema de interceptación telefónica “Constelación”se logró determinar que los alijos de droga se almacenaban en el Círculo Militar.

El 13 de junio del 2016 Bobadilla alquiló dos habitaciones del hotel l ubicado dentro del Círculo Militar para hospedar a Luis Altez Rivera y Jonathan Benzaquén Ortíz, quienes sacaron la droga en dos maletines a bordo de un vehículo conducido por Marlon Rodríguez Aylas. Horas despúes Rodríguez fue intervenido cuando ingresaba a la cochera de una vivienda ubicada en el distrito deCarabayllo. En ese lugar la policia incautó 38 kilos de cocaína.

Paralelamente la fiscal Katherine Cáceres ingresó conla policía antidrogas a la sede del Circulo Militar y detuvo en una de las habitaciones a Jonathan Benzaquén Ortiz. Paul Bobadilla, logró huir junto a Luis Altez. En dicha operación no se encontró droga.

Seguía en el negocio

La Policía estableció quePaul Bobadilla,pese a que había fugado, seguía enviando droga al extranjero a través del colombiano Alberto Rodriguez Ussa y del peruano Félix Mejía Molina. Ambos fueron detenidos un mes despúes en Sullana, Piura, con 50 kilos de clorhidrato de cocaína.

Las autoridades de la Interpol Lima realizan coordinaciones con sus pares de Colombia para la extradición del capitán Paul Bobadilla a Lima.

La clave

Rechaza imputaciones. A través de un comunicado el Círculo Militar negó que el Centro de Esparcimiento sea un “centro de acopio ” de una banda de narcotraficantes y que por el contrario durante el operativo dieron las facilidades a la policía para ingresar al club y capturar a uno de los traficantes identificado como Jonathan Benzaquén.

http://larepublica.pe/impresa/sociedad/849206-capitan-ep-en-retiro-era-cabecilla-de-una-red-de-narcotrafico

PER: ¡La marihuana medicinal no se fuma!

RPP Noticias

Algunas de las sustancias que contiene el ‘cannabis’ resultan muy útiles en determinados pacientes. Por ejemplo, en pacientes con epilepsia infantil.

Ginecólogo

Ginecólogo de la Clínica San Felipe, miembro de la Academia Peruana de Cirugía, la Sociedad Americana de Laparoscopía Ginecológica, la Sociedad Americana de Ginecología y Obstetricia y miembro Fundador de la Sección Perú de la Sociedad Americana de Ginecología y Obstetricia.

Hace un par de semanas se  descubrió un laboratorio clandestino donde se cultivaban plantas de marihuana para preparar un aceite y usarlo en pacientes que se beneficiaban con él, y surgió el debate sobre si esto debía ser permitido o no. Para poder debatir sobre esto hay varias cosas que tenemos que considerar:

¿La marihuana es peligrosa?

¡Claro que sí! Es una droga que afecta la función cerebral, generando problemas en la coordinación, los reflejos, la memoria, la capacidad de aprendizaje, etc. Se ha visto que su uso desde la adolescencia puede hacer que el coeficiente de inteligencia del usuario baje hasta 8 puntos para cuando está en la edad adulta.

Además, si se usa por inhalación, es bastante más nociva y peligrosa que el tabaco en relación al cáncer. Se inhalan más de 400 sustancias diferentes con un potencial de desarrollar diversos cánceres bastante mayor al del cigarro, que ya es suficientemente malo.

Los hijos de mujeres que fumaron marihuana durante el embarazo presentan con mayor frecuencia déficit de atención, problemas visuales y de coordinación motora. Y es más del doble la incidencia de fetos anencefálicos (bebés en los que no se desarrolla el cerebro y por tanto se mueren ya sea dentro del útero o al nacer) en el primer mes de embarazo.

El riesgo de fumar marihuana se ha incrementado con los años, ya que se han sofisticado los cultivos y las hojas que ahora se fuman tienen una concentración de droga que es de 5 a 10 veces mayor que las que tenían las usadas en los años ochentas (donde se usó -por ejemplo- en el festival de Woodstock, muy famoso en esa época).

¿Puede servir en la medicina?

La marihuana, también llamada ‘cannabis’, tiene más de cien sustancias cannabinoides que dan sus propiedades alucinógenas y psicoactivas.

Se ha visto que algunas de estas sustancias resultan muy útiles en determinados pacientes, una de ellas es efectiva en el tratamiento de la epilepsia infantil, enfermedad que puede ser terrible provocando intensas y frecuentes convulsiones en niños. También es útil para quitar las náuseas y aumentar el apetito, lo cual ayuda mucho a pacientes con cáncer que están en tratamientos con quimioterapia.

Se usa también para aliviar el dolor crónico y la inflamación con buenos resultados. Además,  estudios en animales han demostrado que pueden ayudar en el tratamiento de varios tipos de cánceres.

Y los estudios se están haciendo no solo en relación al cáncer, sino que también se evalúa su posible utilidad en enfermedades como la Esclerosis Múltiple, el Alzheimer y el Sida.

Qué hacemos?

Hay que diferenciar lo que es el uso recreativo de lo que es el uso médico. No confundamos al adolescente que se quiere ‘fumar un troncho’ con el niño que tiene convulsiones cada diez minutos y necesita tratamiento.

Recordemos que la marihuana medicinal no se fuma, sino que se extraen las sustancias que tienen efectos beneficiosos y se receta usualmente en forma de aceites, gotas, pomadas, etc.

Los médicos debemos tener acceso a todo aquello que ayude a mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes. Basados en nuestros conocimientos y experiencia, podemos administrar desde morfina y derivados, hasta barbitúricos, inductores de sueño, sedantes, etc. a los pacientes que lo necesiten, pero estas drogas también tienen riesgos, en muchos casos mayores al del cannabis.

Sin embargo existe el criterio médico para evaluar la relación riesgo-beneficio de un medicamento y decidir a quién debemos darle, en qué dosis y por cuánto tiempo.

Viendo los efectos benéficos que el uso de la marihuana ha producido en niños con cuadros terribles de epilepsia, en adultos con estragos por quimioterapias, etc., es evidente que tiene utilidad. Esto no se relaciona con el uso recreativo ni aumentará el número de adictos a las drogas. ¡El uso médico debe ser permitido!

http://vital.rpp.pe/expertos/la-marihuana-medicinal-no-se-fuma-noticia-1031475

PER: Vraem: Capturan a 8 presuntos terroristas e incautan armamento

Correo

Una patrulla de Control Territorial del Batallón Contraterrorista N° 331 de la 33a brigada  de Infantería del Ejército Peruano realizó la captura de 8 presuntos delincuentes terroristas, en el distrito de Inkawasi, provincia de Convención en Cusco.

 Mientras realizaban su patrullaje respectivo detuvieron un vehículo donde se transportaba armamento y material de guerra. Producto del operativo se detuvo a Ramiro Floires Rojas (29), Nehemias Altamirano Yuto (19), Percy Espinoza Velasquez (19), Javier Pichihua Alanya (22), Ivan Rivera Pereyra (19), Fabio Espinoza Velasquez (19), Richard Espinoza Velasquez (28) y Raúl Edgar Huamán Salazar (24).

Se incautó una ametralladora Minis UZI calibre 9 mm, un cargador abastecido, una pistola  Browning 9 mm, una pistola Smith Wetson 9mm, un fusil Sigsauer 62mm, un fusil Mausser 62 mm y varias municiones que han sido puestas a disposición de las autoridades respectivas.

http://diariocorreo.pe/edicion/ayacucho/vraem-capturan-a-8-presuntos-terroristas-e-incautan-armamento-fotos-731714/

COL: Las cárceles que están al borde del colapso

Semana

Ir a la cárcel en Colombia parece que representa cumplir un doble castigo: la pena que dicta la ley y las penurias que se soportan en los centros de reclusión. El hacinamiento en cárceles que supera el 52 %, por ejemplo, no es nuevo pero hace parte de la realidad de miles de colombianos.

Precisamente ha sido la Defensoría la encargada de volver a pedir medidas radicales. En menos de dos semanas ha solicitado a la Corte Constitucional el cierre de la cárcel de Bellavista y de Riohacha que, valga decir, son sólo la punta del iceberg, casi todas las cárceles del país tienen problemas de hacinamiento, prestación del servicio de salud e infraestructura.

Semana.com realizó una selección de algunas cárceles que están en una situación crítica y que necesitan medidas urgentes.

Riohacha, la más hacinada

Esta cárcel no es la más grande del país, sólo tiene capacidad para 100 presos, sin embargo, en este momento alberga 454, es decir, tiene un hacinamiento del 454 %, según el Inpec. Allí llegan reclusos de toda La Guajira, y, como reza el adagio popular, “no hay cama pa tanta gente”.

La escena es impresionante, en una misma celda puede haber más de 30 presos en medio del calor, que alcanza 38°C. Ellos se acomodan como pueden, hay casos en los que duermen en dos cuadros del piso o en hamacas, se han visto obligados a recortar los colchones por la mitad y para colmo de males, algunas celdas no tienen baño, entonces en un balde hacen sus necesidades y en otro tienen agua.

Esto se traduce a una cifra concreta: cada interno tiene sólo 60 centímetros cuadrados a su disposición, según el informe de la Defensoría Delegada para la Política Criminal.

Le puede interesar: Presos de las FARC, ansiosos y temerosos de dejar la cárcel

Ahora, si el hacinamiento se calcula teniendo en cuenta las condiciones de reclusión respetuosas de los derechos de los internos, como lo hace la Defensoría del Pueblo, entonces el hacinamiento es del 930 % en esta cárcel.

Otro argumento para pedir el cierre de la cárcel es la “infraestructura obsoleta” que data del año 1979 y que tiene problemas en sus redes eléctrica e hidrosanitaria, al punto de que los presos construyeron una red artesanal para poder conectar los ventiladores y soportar el sofocante calor. Se ha dicho que existe un lote para construir y solucionar dicho inconveniente, sin embargo, fuentes cercanas a la cárcel de Riohacha le aseguraron a Semana.com que el lote está en pleito pues comunidades wayuú alegan que son tierras ancestrales.

Bellavista, una cárcel a punto de derrumbarse

El problema de esta cárcel de Antioquia no es sólo el hacinamiento, que corresponde al 71 %, sino el riesgo inminente de que sus estructuras colapsen y produzcan una tragedia. Es el caso del patio 2, el cual “ante un evento sísmico no se puede garantizar la seguridad de los ocupantes por lo que se recomienda la demolición”, según un estudio de vulnerabilidad presentado por la directora general de la USPEC, Claudia Alejandra Gélvez.

Eso no es todo, también tiene “humedades, problemas de corrosión, asentamientos y problemas graves estructurales que son detectables mediante observación directa; además se pudieron evidenciar fallas en el concreto y en el acero”, se lee en la solicitud de cierre que envió la Defensoría a la Corte Constitucional.

Una de las situaciones que más preocuparon al defensor del Pueblo, Carlos Negret, fue el denominado “pico y placa” para dormir, que consiste en que los internos se turnan para descansar, esto ocurre en los patios 2, 4 y 8.

Vea: Los raizales reclaman a sus presos

En Bellavista también hay problemas con el servicio de salud. Cuentan con el personal, pero no hay medicamentos para los internos.

Además, fuentes cercanas a la cárcel le aseguraron a Semana.com que el personal de guardia y el administrativo no son suficientes, “entonces los guardias también asumen tareas administrativas”.

A raíz de la denuncia pública del defensor del Pueblo empezaron a trasladar a más de 100 internos a otras cárceles de Antioquia.

Valledupar y su grave falta de agua

La Penitenciaría de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar, también conocida como la ‘Tramacua’, fue noticia en días pasados debido a que algunos de sus internos decidieron coser su boca y entrar en huelga de hambre para protestar.

En la cárcel de Valledupar se han denunciado graves problemas en la prestación del servicio de agua, incluso la Corte Constitucional llegó a proponer a mediados del año pasado un ‘pico y placa‘ para garantizar el consumo del líquido.

“Por ejemplo, en vez de abrir la llave en un solo lugar durante un período continuo de 30 minutos, en el que los internos prácticamente tienen que arriesgar su vida para llenar sus recipientes de agua, tal como actualmente ocurre, se podrían hacer algunas pruebas piloto para establecer turnos por cada piso de la torre, de manera que no se formen tumultos, que no se desperdicie el agua y que cada interno cuente con una cantidad mínima vital del líquido”, precisó el alto tribunal en su momento.

En ese entonces la Corte advirtió que de no mejorar las condiciones, la cárcel se debía cerrar, y así ocurrió. Actualmente los internos siguen sufriendo por el agua, la alimentación, las condiciones de salubridad y el hacinamiento.

Leticia, entre el hacinamiento y la humedad

La cárcel de Leticia es una de las más hacinadas, tiene capacidad para 118 internos pero alberga 274. En esta cárcel aunque los internos sufren por el reducido espacio, incluso duermen en los baños, son los mismos familiares los que piden que no los trasladen, es lo que se denomina arraigo familiar. Por lo menos allí pueden visitarlos.

El clima propio de Amazonas hace que la humedad sea un factor a considerar: las paredes se afectan, se filtra el agua y los internos se enferman. Según fuentes consultadas por este portal, “el clima es tan malsano, que los internos se enferman con frecuencia”. La situación se agrava por los problemas en la prestación del servicio de salud, pues “no han llegado los medicamentos y los familiares son los que tienen que conseguirlos”.

Los problemas con la prestación de servicios de salud son a nivel nacional; según la Defensoría del Pueblo hay insuficiencia de medicamentos básicos y de alto costo para tratar patologías como las del VIH, cáncer, hipertensión y diabetes. Además, hay represa de procedimientos especializados y “falta de contratación con la red externa de operadores en salud en todos los municipios”. La prestación de los servicios de salud antes estaba a cargo de Caprecom, después pasó a manos del Consorcio Fondo de Atención en Salud a la PPL.

http://www.semana.com/nacion/galeria/carceles-con-mayor-hacinamiento/515537