Análisis situacional del VRAEM

Fecha: 14 de enero de 2014

Por: Ricardo Soberón

Escenario boliviano. Avioneta ligera que utilizaba el peruano para transportar cocaína. Fuente: La República.

Escenario boliviano. Avioneta ligera que utilizaba el peruano para transportar cocaína. Fuente: La República.

Desde los últimos meses del 2013, se ha dado un incremento de la migración de gente procedente del VRAEM hacia el sur peruano, llegando a las selvas de las provincias de Sandia y Carabaya (Puno). Según referencias con contactos locales, los vraínos entran a la fuerza a los terrenos de campesinos locales, exigiendo la siembra de coca. Llegan en busca de producción, adelanto, o compra forzada de la materia prima para llevar a la poza que se encuentra en dirección a Bolivia, y luego al laboratorio; el peso de la interdicción en la región del VRAEM con posterioridad a la muerte de mandos militares “Alipio” y “Gabriel” (agosto 2013) de SL que actúa en el VRAEM. Luego, la amenaza de erradicación de cocales planteada por representantes del gobierno el 2014, parecen surtir un efecto comercial regional.

Se produce la confirmación del eje Sur Sur, un nuevo corredor de la droga semi elaborada -como pasta base o refinada en clorhidrato de cocaína-, a través de las grandes “pampas” del Altiplano o las “trochas” de la Amazonía de los tres países, lugares de colonización desordenada en donde el tráfico basado en la extracción de oro se encuentra peligrosamente muy vecina.

Luego de una inicial reacción fronteriza de la Policías y FF.AA de Brasil en sus estados fronterizos, ahora pretende existir una buena articulación y coordinación en el Trapecio pero también en la Triple Frontera. Las autoridades policiales y militares de los tres países han expresado su preocupación, se han dado acciones concertadas en Selva Central, en la selva boliviana de Santa Cruz, con la necesaria participación logística brasileña. En el 2013, la Policía peruana ha identificado y destruido más de 40 pistas aéreas clandestinas en las regiones del VRAEM, Satipo, pero sobre todo en las regiones de Selva Central como Pichis Palcazú; en los dos meses anteriores, a este articulo, 18 pistas destruidas (fuente: LR 14, Enero 2014)[1]; la demanda internacional de pasta, posibilita el pago permanente de mano de obra, para refaccionar las pistas destruidas por la Policía  y los militares peruanos.

Pero se ha producido otras tendencias preocupantes en el abastecimiento internacional de PBC desde territorio peruano, que en el CIDDH hemos venido considerando desde hace varios meses (documentos Nadege). Es la perfecta segmentación, tercerización que existe entre eslabones de las organizaciones criminales de traficantes de composición brasileña, boliviana y peruana; establecimiento de redes terrestres, aéreas y fluviales, de manera de diversificar los riesgos y peligros de la operación comercial transfronteriza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s