Chile: PDI revela explosivo aumento en la incautación de drogas sintéticas durante 2015

Fuente: La Tercera

Fecha: 15 de noviembre de 2015

De 31 mil unidades decomisadas en 2014, el número requisado por la policía civil subió a 62 mil dosis en lo que va de 2015.

Todo empezó en 1964, con cinco policías. Ellos fueron el primer grupo de oficiales de la PDI dedicado exclusivamente a investigar los delitos asociados a drogas. Se llamó Brigada de Represión del Tráfico de Estupefacientes y Juegos de Azar (BEJA). Ese reducido grupo que se dedicaba a pesquisar a traficantes de cocaína y marihuna,  hoy pasó  a ser una unidad copuesta por 970 funcionarios que combaten el narcotráfico en el país. Y a ello se suman también nuevas sustancias que incautar: drogas sintéticas.

Según cifras de la Jefatura Nacional Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado (Jenanco) -institución que el 9 de noviembre cumplió su aniversario número 51-, el aumento de estos estupefacientes sintéticos en el último año ha sido explosivo. De 31.598 unidades de droga sintética incautada en 2014, en lo que va de este año (hasta octubre) la policía civil ha requisado el doble: 62.016 unidades. En cuanto a gramos de sustancia pesquisada, se pasó de 180,57 gramos en 2014, a 8.413,58 en 2015.

La droga sintética que experimentó un mayor aumento en su incautación fue el éxtasis (MDMA), pasando de 7.287 unidades en 2014 (lo que equivale a 121,3 gramos), a 21.674 unidades en 2015 (451,49 gramos). También se incrementó el número de dosis pesquisadas de 25N-BOME, de 21.933 en 2014, a 34.680 dosis.

Respecto de estas nuevas sustancias, la autoridad de la Jefatura de Antinarcóticos, el prefecto inspector Carlos Yáñez, dice que “siempre estamos atentos, estudiando e intercambiando información en el marco de la cooperación internacional, pues en otras latitudes existe una diversidad de nuevas sustancias”.

Yáñez indica que “de hecho, según reportes de la UNODC (Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito), en los últimos años se han creado más sustancias que las controladas, básicamente aquellas del mundo de las drogas de síntesis, donde “los traficantes modifican su composición molecular para hacer que una nueva sustancia tenga ‘mejores’ y ‘más amplios’ efectos, quedando impunes ante la ley, que no las registra como sustancia prohibidas”.

Así, se explica que “lo que hace una década se veía como una amenaza emergente, ya es una realidad. Las Drogas de Síntesis y nuevas sustancias sicoactivas (NSP), cuyas incautaciones en el último año han crecido explosivamente, replican el mismo efecto que tuvo inicialmente el clorhidrato de cocaína, por su alto valor (US$ 15, la dosis) y su cerrado círculo de distribución, lo que la sitúa como una sustancia de élite”.

Para Catalina Mertz, directora ejecutiva de la Fundación Paz Ciudadana, “el narcotráfico es hoy un problema grave de seguridad pública en Chile, y el país carece de una planificación estratégica para contrarrestar el crimen organizado. No existe una estrategia nacional contra el tráfico de drogas. En esta estrategia deben incluirse las coordinaciones y compromisos que deben asumir tanto las policías como el Ministerio Público”.

Antes de las sintéticas   

Para el jefe de Antinarcóticos dela PDI “describir el fenómeno (del narcotráfico) significa retroceder en la historia policial”.

Por esto, en el marco del aniversario número 51 de la Jenanco, la institución realizó un inédito estudio sobre la historia del tráfico de drogas ilícitas en Chile. El documento incluye una línea del tiempo, donde se marcan los hitos clave respecto de operaciones y drogas incautadas en cada época.

Según Alejandro Ivelic, director de la Unidad de Drogas Ilícitas de la Fiscalía Nacional, “los primeros antecedentes sobre focos de venta de sicotrópicos se registran oficialmente entre 1920 y 1950, en la distribución de drogas en boticas y farmacias. En ese tiempo, la venta de drogas en farmacias no era constitutiva de delito”.

En los años ‘70, con el aumento en la venta interna de cocaína, se creó el departamento de Narcóticos y Drogas Peligrosas, con cinco unidades operativas en ciudades estratégicas para combatir el narcotráfico. Entre ellas, Arica, Antofagasta y Santiago. En 1970 se incautaron 80 kilos de clorhidrato de cocaína.

Para el prefecto Leonel Jiménez, jefe de la División de Narcóticos de la PDI, más que el tráfico de cocaína, el problema mayor estaba relacionado con la venta ilegal de marihuana. “Se plantó legalmente en el Valle del Aconcagua (…) y los agricultores continuaron las plantaciones motivados por el dinero que les reportaba. Ello incitó a correr los riesgos de ser detectados con cannabis”.

Ya en los ‘90, se creó la Jefatura Nacional Antinarcóticos. Con ello, en 1995 se introdujeron en la ley aspectos que generaron un avance en las investigaciones,  como la interceptación de las comunicaciones, la entrega vigilada y las figuras de agente encubierto e informante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s