“No tengo problema en asumir mi responsabilidad en el ataque”

General de Brigada EP Fernando Acosta Rodríguez. Jefe del Comando Especial del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (CE-VRAEM).

En enero de este año el general de brigada Fernando Acosta Rodríguez asumió el cargo de jefe del Comando Especial del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (CE-VRAEM). El devastador ataque en el ámbito de su jurisdicción lo enfrenta a uno de los momentos críticos del conflicto en el VRAEM. Aunque reconoce que la emboscada representa un duro golpe, considera que se trata de un caso aislado y que las fuerzas del orden se preparan para evitar posibles acciones durante la segunda vuelta. Según el general Acosta, no era posible predecir que los terroristas sorprenderían a una patrulla del Ejército en una carretera del distrito de Santo Domingo de Acobamba.  Con voz firme y determinante, la autoridad militar concluye: “La única forma de evitar un ataque es no sacando patrullas, pero esto es imposible”.

¿Se pudo evitar la masacre del 9 de abril en el distrito de Santo Domingo de Acombamba? ¿Se pudo prevenir la muerte de ocho efectivos militares y dos civiles?
 Dígame ¿cómo evitarlo? Yo invitaría a los estudiosos que me digan cómo evitarlo. Nuestra misión es cumplir con dar seguridad a las elecciones. Hubo  patrullas de cobertura. La inteligencia en la zona ha sido muy general. En ningún momento se ha considerado un punto específico de ataque, como sí ha ocurrido en otras zonas del VRAEM. La única forma de evitarlo es no salir, no enviar ninguna patrulla, pero esto es imposible. Esto no podemos hacer. Simplemente no estaríamos cumpliendo con nuestra labor. La patrulla tenía que salir sí o sí. No había otra forma.
¿Reconoce que falló un dispositivo de seguridad?
No puedo pronunciarme porque está en curso una investigación, que determinará quiénes son los responsables. Y debo precisar que yo mismo estoy siendo investigado y no tengo ningún problema en asumir la responsabilidad, según los niveles que corresponda.
¿Es cierto que inteligencia policial y militar advirtió sobre los ataques a la patrullas militares, específicamente de la zona de Santo Domingo de Acobamba, donde se registró la emboscada?
Sí, fuimos advertidos de que habría varios atentados en toda la zona del VRAEM, pero las notas de inteligencia no indicaban con precisión que en la zona de Santo Domingo de Acobamba algo iba a ocurrir. Tampoco se menciona que en dirección al centro poblado de Matrichacra se iba a producir un atentado. Eso no especifican las notas de inteligencia.
Pero en los reportes de inteligencia a los que tuvo acceso La República, sí se menciona como punto de posibles acciones terroristas al distrito de Santo Domingo de Acobamba.
Claro, así como Santo Domingo de Acobamba, también las zonas de Huancayo, Pangoa, Satipo, Llochegua, Ayahuanco, Sivia, Santillana, Huanta, Chungui, Santa Rosa, San Miguel, Anco, Ayna, Tambo, La Mar, Huamanga, Vilcabamba, La Convención, Huachocolpa, Tintay Puncu y Tayacaja. Todos son mencionados en los reportes de inteligencia. Pero quiero precisar que Santo Domingo de Acobamba es extenso.
¿No sabían ustedes que los terroristas suelen minar las carreteras en las zonas inhóspitas?
¿Cómo vamos a saber previamente que las carreteras estaban minadas? Sabemos que es una zona de presencia subversiva y de tránsito de drogas, desde luego que sabemos por los propios reportes de inteligencia. Pero no podíamos saber con precisión dónde los terroristas colocaron las minas en las carreteras.
¿Es cierto que antes que la patrulla del Ejército, que fue atacada, pasaron  por el mismo punto de la emboscada otros vehículos oficiales?
En efecto, quiero precisar que antes de la patrulla que fue emboscada, había pasado por la zona personal de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) con apoyo de la Policía. Luego, una patrulla de seguridad nuestra se dirigió a un punto de control de Matrichacra a Yanabamba. Esta misma patrulla es la que apoyó al convoy del subteniente Gutiérrez que salió afectado. Eso es lo que pasó.
El poder aéreo
¿Por qué no se usaron los helicópteros si se tenía conocimiento que esa zona es crítica?
Quiero precisar que en ningún momento los reportes de inteligencia nos dicen que en Santo Domingo, en el sector de Matrichacra, es una zona crítica. Nosotros hemos movilizado más de 715 patrullas en todos los locales de votación del VRAEM, además más de 2 mil 800 hombres desplazados en otros sectores, utilizando otros medios, no por tierra, para evitar que sean blanco de emboscadas terroristas. Y esta medida se dio porque así lo señalaban los reportes de inteligencia. Y lo otro que tiene mucha influencia es que nosotros dependemos de las condiciones meteorológicas. Hay días en que no podemos mover los helicópteros. Hay una serie de factores que hacen que los comandos en cada uno de esos niveles tomen las decisiones que correspondan al momento que se está viviendo en ese sector.
Desde 2014, cuando fueron abatidos los camaradas “Alipio” y “Gabriel”, los hermanos Quispe Palomino no habían ejecutado ataques como lo sucedido en Santo Domingo de Acobamba. ¿Usted cree que el atentado es un retroceso?
 Yo no lo tomo como un retroceso. Al contrario, es un mayor compromiso. No puede ser un retroceso un hecho que a pesar de haber sido un golpe fuerte y duro, no deja de ser un hecho aislado. Nosotros seguimos trabajando con una estrategia.
¿Cuál es su evaluación, entonces?
 Nosotros venimos aplicando una estrategia conjunta e integrada con la Policía Nacional. Su prioridad son los trabajos de inteligencia en toda la zona del VRAEM, para que luego se realicen las operaciones militares. Todo esto en su momento ha significado que Sendero Luminoso vaya cada vez retrocediendo en su sector y zonas de influencia. Y no peco al reconocer que fue un duro golpe para el Comando Especial del VRAEM y para el Ejército. Pero esto de ninguna manera es un retroceso en la lucha contra los elementos terroristas.

La nueva amenaza

Los reportes de inteligencia señalan que el senderista Eleachín Huamán León, camarada “Julio Pukañahui”, es el que dirigió la emboscada a la patrulla donde fallecieron ocho militares y dos civiles en Santo Domingo de Acobamba. ¿Qué información tiene usted?
 Sabemos que en el sector donde se ha producido la emboscada, el delincuente terrorista “Julio Pukañahui”, y el terrorista conocido como “Julio Chapo”, son los que habrían participado en el ataque. No puedo afirmar fehacientemente que ellos fueron, hasta que los capturemos, o algún colaborador de las Fuerzas Armadas o de la Policía Nacional nos revele la participación de estos terroristas.
Los reportes de los órganos de inteligencia de la Policía Nacional en el VRAEM señalan que se viene una ola de atentados terroristas en el contexto de la segunda vuelta electoral. ¿Comparte esta apreciación?
 No tanto como una ola de ataques, pero sí tenemos conocimiento de que Sendero Luminoso planea nuevos atentados y nosotros hemos previsto, a raíz de lo que ocurrió en Santo Domingo de Acombamba, todas las medidas adicionales a las ya adoptadas.
¿Qué es lo se va a hacer para impedir los ataques terroristas?
 No puedo detallarlo por seguridad, pero estamos trabajando para poder garantizar que en la realización de la segunda vuelta electoral no tengamos ningún hecho que lamentar.

Casi en simultáneo terroristas balearon deslizador de la Marina

Ocho  horas después de la emboscada a la patrulla militar en Santo Domingo de Acobamba, otro grupo terrorista al mando del camarada “Alejandro” atacó a balazos a efectivos del Comando Especial Vraem (CE-VRAEM) y de la Policía, cuando se desplazaban en un deslizador Hovercraft, por el río Apurímac, a la altura del poblado Mayapo, en la provincia de Huanta.
En el tiroteo resultaron heridos  los suboficiales AP Víctor Castillo Enciso y Samuel Arce Cachay, quienes fueron trasladados al hospital del CE-VRAEM.
 El sorpresivo ataque se registró  a las 12 y 15 de la tarde cuando la nave Hovercraft transportaba al personal del Componente  Naval del CE-VRAEM y del Comando Único Policial (CUP), a  la base de Pichari.
Al llegar a la altura del poblado Mayapo, el Hovercraft que venía de norte a sur,  fue alcanzado por varios proyectiles disparados desde los cerros cercanos. Más de 30 balas impactaron en la parte delantera del deslizador, originando que casi se estrellara.
 De acuerdo con las investigaciones y testimonios de los colaboradores eficaces el ataque habría sido perpetrado por el camarada “Alejandro”,  que tiene a su mando una columna de 8 a 10 terroristas cuyas zonas de acción es la selva ayacuchana que comprende  Llochegua, Sivia y Santa Rosa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s