COL: Unos 26 policías y 4 fiscales, en riesgo por plan del ‘clan Úsuga’

Descubren intento de exterminio contra uniformados que han estado al frente de Operación Agamenón.

La captura de Orlando Osorio Martínez, alias el Patrón, el pasado 30 de abril en Necoclí (Antioquia) y de dos sicarios en Medellín, identificados como Eder Villada y Jaider Muñoz, terminó por develar un macabro plan de exterminio por parte del ‘clan Úsuga’ contra los policías y fiscales que han estado al frente de la llamada Operación Agamenón, que busca capturar a los principales jefes de esta red criminal.

Las tres capturas fueron ordenadas por un juez de la República en una investigación por el supuesto plan para asesinar a un oficial de inteligencia. Sin embargo, el grupo de investigadores descubrió que en realidad se trataba de un megaplan para asesinar a 26 integrantes de la Policía, entre ellos cinco generales y cuatro fiscales de Medellín junto a sus familias.

A fines de enero de este año, Osorio Martínez, señalado de ser el hombre de confianza de Dairo Antonio Úsuga alias Otoniel y a quien el capo del clan le dio la orden de conseguir los sicarios y ejecutar su venganza criminal, contactó a dos homicidas para que iniciaran los seguimientos al primer objetivo de la banda en Bogotá.
 

Los hermanos Eder y Yeison Alejandro Villada, el primero de ellos expolicía, fueron los encargados de buscar en la institución uniformados que entregaran a cambio de fuertes sumas de dinero información para ubicar y hacer seguimientos al subteniente Alejandro García Ceballos, al general en retiro Luis Eduardo Martínez y al director de la Policía Nacional, para esa época, general Rodolfo Palomino.

Yeison Alejandro Villada, quien comenzó un proceso de colaboración con la Fiscalía, le dijo a uno de los investigadores en Medellín que él mismo contactó al patrullero de la Dijín, Walter de Jesús Ardila Orrego, capturado el 13 de mayo en Bogotá, a quien le venía pagando por información privilegiada desde el año 2013 para evitar las acciones de la Policía contra el ‘clan Úsuga’ y que conocían con el alias de Nicolás.

“A finales de enero de 2016 me escribe don Orlando (el Patrón) que los jefes querían realizar unos trabajos contra mujeres, lo que para nosotros significa policías. Necesitaba encontrar y asesinar a los tres primeros blancos.Contacto a Nicolás por WhatsApp porque él me dijo que no volviéramos hablar por pin. Él se reunió con mi hermano Eder Jair y le explicó que tenían que ubicar al subteniente Sergio Alejandro García, al del anillo, que era como conocíamos al general Palomino, comandante de la Policía, y el otro objetivo era el que conocíamos como el de la M, que era el general Martínez, el que retiraron de la Policía. Por esta vuelta se le consignaron inicialmente dos millones de pesos”, relató el testigo.

También explicó que en la lista de altos oficiales contra los que pretendían atentar estaban el general Jorge Enrique Rodríguez Peralta, hoy director de Seguridad Ciudadana, y el subdirector de la Policía, general Ricardo Restrepo Londoño.

En el expediente, los investigadores tienen una libreta con información exacta sobre los movimientos de varios de los uniformados que iban a ser asesinados y con datos de sus seres queridos.

Para ese momento, tanto la Fiscalía como la Policía tenían el listado de las personas que estaban en riesgo, mientras que Orlando Osorio Martínez ya había entregado cerca de 600 millones para conseguir sicarios en Bogotá, vinculados al sector de los Sanandresitos, y en Medellín.

Los investigadores que neutralizaron el plan y que contaron con apoyo de la DEA señalaron que aún falta por capturar dos personas, que están plenamente identificadas, y que sirvieron de enlace para movilizar el dineroque sería pagado a los sicarios.

Durante la imputación de cargos contra el patrullero Ardila Orrego, la Fiscalía aseguró que él recibió más de 65 millones de pesos por la información con la que buscaba desviar y torpedear las operaciones contra las cabezas del ‘clan Úsuga’.

Igualmente, fue acusado de transportar 16 fusiles a Bucaramanga y Medellín con los que se pretendía liberar por la fuerza a narcos como Alirio de Jesús Rendón, el ‘Cebollero’; Camilo Torres Martínez, ‘Fritanga’, y a Andrés Arroyabe, la ‘Máquina’. Este último era quien había planeado la operación de rescate, la cual pidió cancelar.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s