PER: ¿Estado de emergencia para más seguridad?, por César Bazán

El Comercio

La policía no necesita un estado de emergencia para ser eficiente, lo que necesita es una verdadera reforma policial.

La candidata Keiko Fujimori ha dicho que no le temblará la mano para declarar el estado de emergencia en Lima para combatir el problema de la delincuencia. Sin embargo, poner en práctica esa “solución” para reducir la inseguridad no tiene nada que ver con ser valientes o temerosos, sino con tomar decisiones efectivas y no perder más el tiempo con declaraciones retóricas.

¿Qué es el estado de emergencia? De acuerdo con nuestra Constitución (artículo 137), el estado de emergencia es una respuesta a graves casos de perturbación de la paz o del orden interno, de catástrofe o de graves circunstancias que afectan la vida de la nación. ¿Y para qué sirve? Para restringir derechos fundamentales, por un máximo de 60 días, y que el Estado accione rápidamente, incluso autorizando el ingreso de militares para tareas de orden interno. Esta combinación: restricción de derechos fundamentales y militares en las calles puede sonar sugerente. Sin embargo, es realmente una combinación explosiva, que abona poco para solucionar los problemas de seguridad.

¿Funciona para combatir la delincuencia? En la mayoría de los casos no, puesto que –como se sabe– la inseguridad tiene causas estructurales, que superan los 60 días del estado de emergencia. La falta de oportunidades, la violencia en las escuelas, barrios y hogares, por mencionar algunos factores, no tienen solución de corto plazo, sino que requieren un trabajo paciente de mayor calado. El estado de emergencia está descartado como una respuesta de fondo.

Pero más allá de eso, ¿el estado de emergencia sirve para tener calles menos violentas en lo inmediato? Podría ser. Sin embargo, no es necesario un estado de emergencia para conseguir eso. En menos de 48 horas, la policía en Lima ha demostrado que puede incautar miles de celulares robados y que en tres meses es capaz de desarticular cientos de bandas. La policía no necesita un estado de emergencia para ser eficiente. De hecho, lo que necesita es una verdadera reforma policial. Pero hacer una reforma policial, asegurándole a los efectivos sueldos dignos y un horario de trabajo a tiempo completo, es complicado. Más fácil es decir que no habrá temblor en la mano para declarar el estado de emergencia. La solución real se contrapone a la solución populista, irresponsable.

Ahora bien, el estado de emergencia restringe derechos fundamentales: libertad y seguridad personales, inviolabilidad de domicilio y libertad de reunión. Esa decisión no debe ser tomada a la ligera. La restricción significa que la policía –o los militares– podrían detener a personas, ingresar a hogares o locales privados y desmontar reuniones. Evidentemente, los efectivos del orden solo podrían hacer eso si el actor tiene algo que ver con la delincuencia. Sin embargo, los “errores” existen y cualquier ciudadano –no solo los delincuentes– estaría en riesgo de sufrir estas restricciones.

Por otra parte, declarar en estado de emergencia la capital del país es una pésima señal para la comunidad internacional. Decirle al mundo que Lima es una ciudad intransitable, donde se corre un grave riesgo de ser violentado, es una invitación para que, entre otros, los turistas y las inversiones no vengan. Pero sobre todo no es real, a pesar de que Lima tiene un grave problema de seguridad, que es preocupante y requiere respuestas urgentes.

Por todo lo dicho, el debate electoral sobre seguridad ciudadana no debería considerar este tema como prioritario. La necesidad de dar golpes certeros contra la delincuencia nos exige que no perdamos más tiempo en estos globos de ensayo.

Lamentablemente, las soluciones mágicas no existen. Lo que existe y ha demostrado su eficacia mundial es el trabajo en prevención, con una policía fortalecida, municipalidades que asumen su rol y vecinos comprometidos con su propia seguridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s