ARG: “Los Melli”, ante el juez por el tráfico de 3.000 kilos de marihuana

Clarín

La banda cayó en 2014 Hay 11 imputados, aunque los cabecillas son los hermanos Arnaldo y Lorenzo Cubilla. Comenzaron a ser juzgados hoy en Comodoro Py.

Un tribunal comenzará mañana a juzgar a 11 acusados de integrar la banda “Los Reyes de la Marihuana” de la villa Zavaleta, del barrio porteño de Barracas, detenidos luego de un operativo en la provincia de Santa Fe en el que se secuestraron más de tres toneladas de esa droga en un camión que tenía falsas insignias del Ministerio de Desarrollo Social.

El juicio se iniciará a las 10 en los tribunales de Comodoro Py y estará a cargo del Tribunal Oral Federal 2, integrado por los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Tassara.

Mirá también: Los hermanos Cubilla, de la villa Zavaleta a reyes de la marihuana

La acusación estará en manos de la fiscal general Gabriela Baigún quien, de acuerdo al grado de participación de cada uno de los imputados, los acusará por “comercio, transporte o tenencia de sustancias estupefacientes, agravada por la concurrencia de más de tres personas”, por lo que podrían ser condenados a penas de hasta 20 años de cárcel, según lo previsto en la Ley de Drogas 23.737.

Los dos principales imputados son los hermanos Arnaldo (26) y Lorenzo Cubilla González (33), ambos de nacionalidad paraguaya, y a quienes en las villas 21-24 y Zavaleta, ubicadas en los límites de Barracas y Parque Patricios, los conocen con el apodo de “Los Melli” y, a nivel policial, fueron bautizados como “Los Reyes de la Marihuana”.

Según el requerimiento de elevación a juicio del fiscal federal Ramiro González -al que tuvo acceso Télam-, la causa se inició en noviembre de 2013 cuando los Cubilla fueron delatados por un testigo de identidad reservada que declaró que habían traído marihuana y cocaína de Paraguay.

Mirá también: La escucha que revela cómo cayeron los narcos

El delator precisó que les iba tan bien con la venta de droga en las villas de Barracas que se habían mudado a Almagro, aunque mantenían su casa de la manzana 19 de la villa 21.

El juez federal Luis Rodríguez puso a trabajar en la pesquisa al área de Investigaciones Criminales de la Policía Metropolitana, cuyos detectives lograron obtener los números telefónicos de los sospechosos y se iniciaron así las escuchas que terminaron por incriminar a los 11 imputados.

Por esas intervenciones telefónicas, en las que participaron traductores del guaraní -en ese idioma hablaban los sospechosos-, se supo que la banda iba a traer en distintos envíos ocho toneladas de marihuana desde la localidad paraguaya de San Pedro del Paraná.

El 14 de mayo de 2014, los investigadores monitorearon con escuchas cómo la banda fue a retirar al aeroclub de la localidad bonaerense de Salto, donde tenían vínculos con un piloto fumigador, un cargamento de 545 kilos de marihuana que había llegado por vía aérea y lo trasladó con un auto con custodios hasta la villa 21 de Barracas, donde dejaron 300 kilos, y a La Plata, donde llevaron el resto.

Mirá también: Un operativo en la autopista en plena madrugada y a los tiros

La organización fue desbaratada el 7 de junio de 2014, cuando también por escuchas telefónicas y gracias a algunos rastreadores satelitales que la Policía Metropolitana había colocado en autos de la banda, fue interceptado en la autopista Santa Fe-Rosario, en la localidad santafesina de Sauce Viejo, un camión que llevaba 3.570 panes de marihuana que pesaron 3.113 kilos.

El camión tenía una particularidad, ya que en el parabrisas tenía colocado un cartel plastificado con sellos y firmas, todo apócrifo, con la leyenda “Ministerio de Desarrollo Social”, ya que la intención de la banda era hacerlo pasar como un vehículo oficial que transportaba donaciones, para eludir controles.

El operativo se precipitó cuando los policías que hacían el seguimiento se tirotearon con los hombres de la banda que custodiaban el camión desde un auto Volkswagen Surán que logró escapar del procedimiento.

Una vez interceptado el camión con las tres toneladas de marihuana, la Justicia ordenó una serie de allanamientos simultáneos.

En un domicilio de la calle Don Bosco al 3600 de Almagro, donde vivían los Cubilla, se incautaron teléfonos, computadoras y 1,600 kilos de cocaína; en un galpón del aeródromo de Salto, una bolsa con 47.190 pesos, otra con 23.500 dólares y dos cheques por 50.000 pesos cada uno; en una vivienda de la misma ciudad bonaerense, 514.050 pesos; y en dos casas de las villa 21, varios celulares de la banda.

Además de los Cubilla, los otros cuatro imputados de nacionalidad paraguaya son Gustavo Javier Zotelo (26);Toribio Raúl Torres (48), alias “El Pana”;Antonio Fermín Benítez (38), alias “Hormiga”; y Leonardo Villalba Zaragoza (38), alias “Leo”.

Los cinco acusados argentinos son el piloto fumigador Adolfo Osmar Gedda (52), alias “El Viejo”, Claudio Aníbal Maldonado (40), alias “Cacane” u “Olor a Boca”, Marcelo Evaristo Cabrera (45), Javier Eduardo Villanueva (38), apodado “Javi” y Atilio Ernesto Acuña (40), alias “Cuerno”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s