COL: Las ollas de droga que sobreviven tras intervención del Estado hace dos años

RCN radio

En abril del 2014 el presidente Juan Manuel Santos ordenó una ofensiva para demoler los expendios de droga que funcionaban en todo el país. La intención era erradicar las ollas donde operaban “mini estructuras” de narcotráfico y en ese sentido, combatir otros delitos como la microextorsión y el hurto.

Sin embargo, dos años después de este anuncio, el panorama no es alentador sobre todo en las principales capitales del país. En Bogotá, Cali, Medellín, Cartagena, Manizales y Bucaramanga la situación sigue siendo complicada por el alto número de ‘ollas’ que siguen operando.

Una de las intervenciones más complejas de los últimos años se realizó en la zona del Bronx de Bogotá, la principal olla de expendio de droga de la ciudad, en la que operaban grandes estructuras delincuenciales, se cometían toda clase de delitos y se concentraba la mayor cantidad de habitantes de calle.

Después de esta intervención, otras ollas de la ciudad como el Amparo, ‘Cartuchito’, ‘Puerta 8’, ‘Sanber’ y otras, amenazan con extenderse. De acuerdo con el investigador Ariel Ávila, el último estudio (2015) de las Secretarías de Gobierno y Educación, evidencia que hay un poco más de 600 zonas de expendio de droga; de esas, 11 eran de las famosas ollas madre.

Sobre la olla conocida como el ‘Sanber’ (San Bernardo), el general Hoover Penilla, comandante de la Policía Metropolitana, contó que no es posible acercarse al lugar porque las personas que permanecen allí lanzan piedras para alejar a las autoridades. “Si se dejan surgir y crecer estos sitios queda en manos de organizaciones criminales, el tema no es el de los habitantes de calle”, afirmó.

Esta misma situación se registra en otras ollas de la ciudad, pues al menos una decena de ollas están a la vista de cualquiera. El subcomandante operativo de la Metropolitana, coronel Haidiber Restrepo, aseguró que están trabajando con la Fiscalía, el CTI y la Policía Judicial e inteligencia para lograr intervenir los lugares donde haya expendio de droga.

A los problemas del microtrafico ya descritos se suma finalmente que cada vez es más menudo. Hay taquilleros que se mueven en los entornos escolares o en los parques, menores usados adrede para quienes las leyes son más laxas y las ollas virtuales, los domicilios, implican mayores retos contra ese flagelo.

Cali

La situación en Cali no es muy diferente a la de Bogotá. Según la Policía Metropolitana, en la ciudad habría unas 5 ollas grandes, de las cuales se desprenden otros puntos de venta y consumo de estupefacientes.

Los expendios se registran en los barrios el Calvario y Sucre, ubicadas en pleno centro de Cali; está el del Planchón en la Galería Santa Elena en el sur oriente, y la de los barrios La Isla y Camilo Torres, en el norte de la ciudad, entre otras ubicadas en el Distrito de Aguablanca y las comunas 1, 18 y 20.

Manizales

En la capital caldense la ofensiva del presidente para demoler las ollas ha avanzado en un 60 %, trabajo que no ha sido suficiente para sacar a Manizales de la lista de ciudades donde más se registra consumo de estupefacientes. Desde el 2014 se han erradicado 24 expendios de droga y hay procedimientos judiciales en contra de 8 más.

De acuerdo con el comandante de la Policía Metropolitana, coronel Jorge Alberto Jaramillo, en 2015 se logró erradicar 15 expendios y desarticular una banda conocida como ‘Los ágiles’, que lideraba el microtráfico en una de las zonas urbanas de Manizales. Este año, las autoridades acabaron con 9 ollas más y en este momento hay 8 por intervenir.

Lo más preocupante es que los habitantes de la Comuna 2 de Manizales, aseguran que en esta olla ocurren casos de asesinatos y torturas como los registrados en el Bronx de Bogotá. Desde el año pasado a la fecha, la Policía ha capturado a 118 integrantes de los grupos de expendedores de estupefacientes.

Bucaramanga

La Policía ha logrado realizar 6 grandes operativos para erradicar las ollas de microtráfico en municipios como Girón y Piedecuesta, sin embargo, la situación más difícil se sigue presentando en la ciudad de Bucaramanga.

El comandante operativo de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, coronel Reynaldo Rojas, señaló que aún quedan 30 grandes ollas por desmantelar, especialmente en la zona occidental y norte de la ciudad.

Cartagena

En Cartagena, una de las ciudades más turísticas del país, las autoridades tienen registro de al menos 35 barrios que han resultado influenciados por el consumo y comercialización de sustancias alucinógenas a manos de bandas delincuenciales integradas por hasta 20 personas.

De acuerdo con la Alcaldía de Cartagena, este año ha sido donde mayor cantidad de drogas se ha incautado, más que en los últimos cinco años. Aproximadamente por vía terrestre y marítima se han decomisado 14 toneladas de drogas.

Pereira

Las dos principales ollas en Pereira, ubicadas en los puentes de las carreras novena y décima con la Avenida del Ferrocarril, siguen su operación a la luz pública, sin ninguna respuesta por parte de las autoridades.

Aunque no se tienen cuantificadas las ollas y la cantidad de estupefacientes que se consume y se comercializa en la ciudad, cifras oficiales de la Policía Metropolitana de Pereira indican que solo en lo corrido de este año se han incautado 3.000 kilos de sustancias como marihuana, cocaína, bazuco y éxtasis, avaluados en cerca de 3.100 millones de pesos.

Boyacá

Según las autoridades en Boyacá, un total de 22 ollas de microtráfico han marcado el flagelo de la inseguridad en ciudades como Duitama, Sogamoso y Chiquinquirá.

El municipio de Duitama es una de las regiones donde más se evidencia esta problemática. Cerca de 14 ollas de microtráfico han estado en la mira de las autoridades, y a pesar de los operativos, tres de ellas han vuelto a reincidir en estos lugares que por lo general están ubicados en los cerros tutelares de la ciudad y en el antiguo Terminal de Transportes.

Villavicencio

Según confirmó el comandante de la Policía Metropolitana de Villavicendio, coronel Fredy Hernán Jiménez, en la capital del Meta siguen funcionado 5 ollas, en los barrios San José, El Gaitán, Calamar, Villasuárez y Guatiquía.
En estos lugares existe una compleja situación social de pobreza extrema, miseria, inseguridad, delincuencia, entre otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s