COL: Así operan las ollas en Bogotá, Medellín y Cartagena

El Espectador

En la capital del país hay ocho ollas madre y en la de Antioquia, cuatro. Todas hacen parte de una cadena que empieza en las zonas de producción.

El negocio del narcotráfico en las ciudades es complejo y ha aumentado poco a poco. El mercado funciona de la siguiente forma: la cocaína la transportan en cargamentos que no superan los 15 kilos, desde regiones como el Pacífico colombiano, y llega a unas casas o zonas de acopio en las fronteras de la ciudad destino. Aquí existe una relación directa entre una banda criminal y unos delegados, estableciendo el primer nodo del negocio.

En el sitio de acopio, la droga se divide en cargas de hasta 4 kilos, para llevarlas hasta las denominadas ollas madre en las ciudades. Allí se completa el segundo nodo, que es la relación entre el intermediario y el administrador de la olla madre o el gancho. En este nodo la droga se cuartea, se le modifica la pureza para hacerla rendir y se arman papeletas con la droga.

El jefe o administrador del gancho tiene una red de ollas barriales. Les lleva la droga en las famosas “bombas”, que son paquetes con hasta 100 papeletas. Este es el tercer nodo, en el que el dueño de expendio barrial sólo conoce al jefe de la olla madre y no hay relación con las otras partes de la cadena.

 Finalmente, el jefe barrial reparte su producto entre una serie de agentes, a los que se les conoce como taquilleros, que venden la droga en parques o calles. En toda esta estructura cada nodo es independiente y sólo los une la mercancía. Así funciona el negocio del narcotráfico de las ollas en Bogotá, Medellín y Cartagena, un desafío para la Colombia del posconflicto y un reto para la seguridad urbana.

En 35 barrios de Cartagena hay ollas de microtráfico

Cinco bandas de microtráfico tienen el control de las drogas en por lo menos 35 barrios de Cartagena, ubicados en las zonas norte y suroriental de la ciudad. Así le dijo a El Espectador el secretario del Interior, Fernando Niño, quien agregó que este año se han hecho dos grandes operativos en los que se logró desarticular una familia completa que operaba en el sector Torices.

Hace una semana capturaron a 13 miembros de la banda la Familia, entre los que se encontraban primos, tíos, hermanos, cuñados y esposos. Agentes encubiertos de la Unidad de Intervención Policial contra el Terrorismo (Unipol) se hicieron pasar por clientes y lograron penetrar la red delincuencial. A 11 de los detenidos los enviaron a prisión, mientras avanza el proceso judicial en su contra por los delitos de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes, así como destinación ilícita del inmueble. Los otros dos recibieron el beneficio de casa por cárcel.

De acuerdo con Niño, estos grupos delincuenciales trafican, en su mayoría, marihuana y cocaína, y el número de sus integrantes oscila entre 5 y 30 personas. “Este año se han incautado 16 toneladas por vía marítima y terrestre, la cifra más alta en los últimos cinco años”.

Por su parte, el concejal Rónald Fortich Rodelo ha dicho que una de las principales trabas para acabar con estas organizaciones ilegales es la falta de denuncia, ya que los ciudadanos temen declarar por la ausencia de garantías de seguridad.

http://www.elespectador.com/noticias/nacional/asi-operan-ollas-bogota-medellin-y-cartagena-articulo-637779

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s