COL: Toma de ollas en el centro de Bogota: ataque directo al microtráfico

El Tiempo

La alcaldía de Enrique Peñalosa continuó su guerra frontal contra las estructuras de microtráfico. Ayer, los expendios de drogas en ‘Cinco Huecos’ (cerca de la plaza España) y ‘San Bernardo’ (localidad de Santa Fe) recibieron a por lo menos 1.200 agentes de la Fuerza Pública que hicieron capturas, incautaciones, condujeron habitantes de la calle a refugios y demolieron dos predios. (Lea también: ‘Sabíamos que estos operativos ocurrirían’)

La estrategia de la administración, iniciada el pasado 28 de mayo con la toma del ‘Bronx’, se basa en la mano dura. Aunque Daniel Mejía y el propio alcalde han enfatizado en que estos planes tienen un componente social, encabezado por la Secretaría de Integración Social, el Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idiprón), así como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), analistas coinciden en que el enfoque es eminentemente de ‘garrote’.

 El debate se genera al preguntar si la fuerza es o no el camino apropiado. “Es una demostración de que no vamos a permitir que delincuentes dominen partes de la ciudad impunemente, porque se convierten en semilleros para el consumo de sustancias y la adicción, donde además se ejerce prostitución infantil”, advirtió Peñalosa, que anunció más operativos.
 
“Tras las críticas a lo que se hizo en el ‘Bronx’, le pusieron un toque más social, pero no de manera estructural porque recuérdese que esta administración acabó con los Camad (centros de atención móvil para drogodependientes) y los gestores de convivencia”, contrastó Ariel Ávila, investigador de la fundación Paz y Reconciliación.

Ávila agregó que “la Alcaldía no tiene programas serios de desintoxicación”, lo que la hace dudar de la contundencia del enfoque represivo: “Veo difícil que funcione. Un consumidor de basuco tiene un nivel de adicción que pasa el 90 %, entonces lo que hacen cuando acaban una olla es que se van a buscar drogas a otro lado. Los Camad sí ayudaban a desintoxicar, aun cuando la deserción era del 65 %”.

Al respecto, el mandatario se mantiene en defensa del plan que ha diseñado en conjunto con el subsecretario de Seguridad, Daniel Mejía, la Policía Metropolitana de Bogotá y la Fiscalía. “Tenemos suficiente oferta para habitantes de calle, aunque seguiremos ampliando la capacidad instalada”, insistió.

Para terciar en la discusión, Hugo Acero, exsubsecretario de Convivencia y Seguridad, señaló: “No es inmediato que los operativos contra estos sitios lleven a que los consumidores se sometan a tratamientos. Debe ser un proceso de control diario y cotidiano, hasta que por la presión pregunten cómo se pueden acoger, porque no se les puede obligar a tratarse”.

Urbano

Durante la primera administración de Peñalosa (1998–2000), la ciudad vivió la toma de la llamada calle del Cartucho. En aquel entonces se recuperó una amplia zona dominada por el abandono, la droga y la delincuencia, lo que a la postré acabó en una renovación urbana dentro de un área de 25 hectáreas (parque del Tercer de Milenio).

Dieciséis años después, las reflexiones con lo que se hizo urbanísticamente se vuelven oportunas: “Estos espacios (‘Bronx’, ‘Cinco Huecos’ y San Bernardo) se deben recuperar inmediatamente, pues la experiencia de la ciudad con este tipo de espacios residuales no es buena; ha costado mucho desarrollarlos, como el parque del Tercer Milenio (que sin ser un olla tiene poca apropiación social y es usado como dormidero)”, opinó Ricardo Montezuma, experto urbanista.

Tácitamente, el alcalde reconoció que el parque precisa intervenciones: “Haremos obras, canchas de fútbol con grama sintética, entre otras, para volverlo un lugar más activo”. Lo que viene es retomar la experiencia y corregirla.

Entre tanto, el componente judicial no deja de preocupar a las autoridades, que vieron cómo algunos de los capturados hace casi un mes en el ‘Bronx’ fueron puestos en libertad.

“Hacemos un llamado al sistema judicial, para que no deje en libertad a quienes capturamos en flagrancia y a quienes entregamos con pruebas de la Fiscalía”, reclamó el subsecretario de Seguridad.

Ayer hubo 18 capturas, 6 de ellas con orden judicial a personas identificadas como ‘sayayines’, hombres fuertes en el expendio de drogas.

Se destapan casos de corrupción

Desde el 2012, cuando se intervino el ‘Bronx’ por primera vez, se iniciaron investigaciones que ya han implicado a por lo menos una treintena de policías y funcionarios del Distrito, por colaborar con los ganchos o mafias de tráfico de drogas y prostitución de menores. Además, filtraban información privilegiada a los delincuentes para advertirlos sobre operativos.

Los casos más recientes se presentaron en la última semana, después de que el alcalde Enrique Peñalosa liderara una nueva toma en el ‘Bronx’ el 28 de mayo: uno involucra al coronel Gerardo Rivera, excomandante de la estación de Mártires y a seis policías más.

Otro implica a cuatro policías (el capitán Jaime Castillo, comandante del CAI de Patio Bonito; el intendente de la Sijín John Celis Rojas y los patrulleros Humberto Ortiz, Nelson Rodríguez y César Forero), por secuestro extorsivo a unos expendedores de droga que no quisieron pagarles un soborno. Hoy se llevará a cabo la audiencia de imputación de cargos.

http://www.eltiempo.com/bogota/toma-de-ollas-del-centro-arrecia-en-lucha-contra-trafico/16627540

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s