COL: Cinco inamovibles en el monitoreo de la ONU al fin del conflicto

El Tiempo

Jean Arnault afirma que solo certificarán desarme de Farc cuando este haya ocurrido completamente.

La misión especial que las Naciones Unidas está conformando para la verificación de la dejación de las armas por parte de las Farc y el cumplimiento del cese bilateral del fuego quedará lista este mes bajo dos preceptos fundamentales: sus miembros no harán presencia armada en el territorio y, en el caso de los extranjeros, tampoco podrán recibir órdenes de sus países de origen.

Lo que se pretende con esta decisión es respetar la soberanía de Colombia durante esta etapa y, por supuesto, evitar cualquier tipo de inquietud en la población que habita cerca de las 23 zonas veredales de ubicación y los 8 campamentos donde se dará el proceso de desarme de la guerrilla. Estás son las cinco claves de la misión:

 1. Será un equipo de civiles y militares
 La misión de observadores de la ONU que estará a cargo de la verificación del cese del fuego bilateral y la dejación de armas de las Farc estará integrada por civiles y militares. Para Jean Arnault, jefe de la misión, esto se explica porque los militares (que solo responderán al mando de Naciones Unidas) son los expertos en el manejo, almacenamiento y registro de armas.

2. Duración

La misión de verificación tendrá un carácter temporal. La duración estimada, de acuerdo con lo pactado en La Habana entre el Gobierno y las Farc, será de seis meses, periodo en el que debe surtirse el proceso de dejación de armas.

3. Policía, apoyo en seguridad

Ante la preocupación por la seguridad de los observadores de los países que contribuyen con esta misión, la ONU prevé contar con la cooperación de la Policía colombiana, institución encargada de la seguridad de ellos. Ni los observadores de la ONU, ni los verificadores de las Farc y del Gobierno podrán estar armados en las zonas veredales.

4. Inicio de operaciones

Luego de las inspecciones previas en los 23 sitios de ubicación de las Farc, el mecanismo tripartito de verificación (ONU, guerrilla y Gobierno) se desplegará en esas zonas. Esto, obviamente, cuando se oficialice que comienza el cese bilateral del fuego y de hostilidades. Según el acuerdo del pasado 23 de junio sobre el fin del conflicto, eso sucederá el día D, entendido en ese momento como la fecha de la firma del Acuerdo Final.

5. Violaciones del cese

En caso de una denuncia sobre la violación de alguna de las partes del cese del fuego y de hostilidades, la ONU será la encargada de establecer una sanción “política”. En la práctica será una amonestación del Consejo de Seguridad de la ONU y del Secretario General del Organismo a la parte que haya roto sus compromisos.

En todo caso, al comienzo de todo el proceso de verificación hará recomendaciones para evitar dificultades en el terreno que le provoquen sobresaltos al fin del conflicto entre el Estado y la guerrilla.

Por otro lado, se está preparando un recorrido a dichas regiones con delegados de la ONU, del Gobierno y de las Farc, de manera simultánea, para ultimar los detalles logísticos que se requieren para el funcionamiento de la misión verificadora. (Lea también: Habría 500 delegados de varios países en misión de verificación de ONU)

Esta visita incluirá las zonas acordadas en Cuba, los cordones de seguridad que se tejerán a su alrededor, los cascos urbanos que estén cerca de las mismas y las guarniciones militares de esos sectores.

La intención es que estos recorridos tripartitos se consoliden antes del 19 de agosto próximo, fecha en la que la oficina de la ONU en Colombia debe presentar un nuevo informe al Consejo de Seguridad de ese organismo sobre las especificidades de la misión especial cuando acuda a las zonas de ubicación.

Estas precisiones fueron hechas este martes por el jefe de la Misión de Naciones Unidas en Colombia, el francés Jean Arnault, quien convocó a una rueda de prensa en Bogotá para presentar los detalles de la puesta en marcha del grupo verificador. “Esta es una misión que se conforma enteramente con los principios de la soberanía de Colombia, y no es una misión de imposición de paz”, precisó Arnault, quien enfatizó que los integrantes de esta instancia verificadora “no pueden recibir ningún tipo de instrucción de sus autoridades nacionales, por lo que las únicas órdenes que puede cumplir son las que se les entrega desde la misión”. (Lea: Las claves de la decisión de la ONU de verificar el cese del fuego)

El diplomático reconoció que decidió hacer públicas estas precisiones debido al debate interno que ha generado la presencia de civiles y militares de otras naciones en territorio colombiano, a pesar de que su arribo al país cuenta con la venia del organismo multilateral.

Arnault, en ese sentido, también aclaró que ni militares ni civiles de otras naciones que integren la misión especial podrán hacer presencia armada en el terreno –y en esto fue enfático y reveló que está trabajando el tema con el Ejecutivo–, por lo cual la seguridad de los miembros de esta instancia verificadora depende exclusivamente del Gobierno de Colombia. Incluso, reconoció que esta aspecto ha generado inquietudes en la ONU.

En Colombia ya hay unos 80 miembros de esa misión capacitándose sobre los procedimientos que seguirán y se espera que en este mes de agosto lleguen otros 100. (Además: La ONU y su papel en el proceso de paz de Colombia)

Serán 500 verificadores

El objetivo es que apenas se firme la paz con las Farc y se active el cese bilateral del fuego, esta instancia ya cuente con los 500 integrantes que se tienen previstos.

Las nacionalidades de los que ya están en el país, de acuerdo con Arnault, son Argentina, Paraguay, Chile, Uruguay, El Salvador y Guatemala.

Lo que se espera es que, en promedio, haya 18 delegados de la misión especial por cada zona y campamento de ubicación de las Farc.

El desarme

Otra precisión clave que hizo la ONU está relacionada con la forma en que se ejecutará la verificación de la dejación de armas y del cumplimiento del cese del fuego bilateral y definitivo.

Sobre el primer aspecto se aclaró que la entrega de armas será vigilada exclusivamente por las Naciones Unidas. Para ello, las Farc deberán entregar un inventario del armamento que tienen sus tropas, para que sea corroborado con otras fuentes y a la hora de su dejación concuerde con lo que pase en terreno.

Estas armas irán de inmediato a bodegas custodiadas por personal de la ONU y el organismo solo certificará el desarme de las Farc cuando haya contrastado de manera suficiente que todas las armas de esta guerrilla fueron entregadas. (También: Verificación de cese del fuego bilateral por la ONU será en tres fases)

Arnault no habló de los sitios donde estarán las armas de las Farc bajo custodia de la ONU.

Y sobre el segundo tema –el cese del fuego–, explicó que su verificación será tripartita (ONU, Gobierno y Farc), con el fin de que si hay algún inconveniente se pueda solucionar de inmediato en terreno.

Lo que se busca, dijo el diplomático, es que cada parte “sea testigo directo del cumplimiento de los compromisos de la otra parte”.

Estas precisiones son claves para que haya claridad sobre el funcionamiento de esta misión especial de verificación, por lo cual, según se supo este martes, sus funciones también harán parte de la pedagogía de paz que se hará por todo el país buscando potenciar el respaldo ciudadano a la terminación negociada de cinco décadas de guerra. (Además: Ayuda de la ONU, vital en proceso que consolidará la paz en Colombia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s