PER: La política antidrogas de PPK

Noticias SER

En los primeros 30 días del Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, han existido tres momentos o espacios para poder analizar cuál va  a ser la política de su gobierno en materia de Control de Drogas y Lucha contra el Narcotráfico: el discurso presidencial del 28 de julio, la presentación del premier Zavala para el voto de confianza, y el conjunto de disposiciones que hasta la fecha se han tomado y que han sido publicadas.

Sobre el primer elemento, tenemos que decir que el discurso presidencial fue bastante genérico y soñador repitiendo lugares comunes, pese al hecho que en el mundo se vienen presentando experiencias suficientes que acreditan la necesidad de un cambio profundo en esta materia: el Perú no puede seguir la senda de más detenciones (productores y usuarios), más penas y más cárcel, porque a este gobierno, el problema carcelario le va a explotar en la cara. El Presidente no mencionó la palabra narcotráfico y si dijo que “trabajaremos intensamente en salud pública, porque sin salud no hay desarrollo posible”. Bueno pues, la situación de la salud mental y particularmente la asociada a las adicciones, es lamentable y requiere de la intervención de los entes responsables.

Sobre el discurso de Zavala, hubo un consenso inicial que durante su presentación inicial no hubo respuestas claras sobre el tema de narcotráfico, es más, eran las ausencias y las omisiones las que se pusieron en evidencia, lo que llevó al Premier a tocarlos de manera soslayada durante su presentación final.

Por último, debemos señalar que la principal disposición a comentar, es que el premier Fernando Zavala se viene deshaciendo de la carga pesada que representa tener a su cargo más de 15 OPD (organismos públicos descentralizados), de la más diversas características y naturaleza. Entre estas, se deshace de DEVIDA que es el ente rector de la política de drogas y la transfiere al sector Justicia. Es decir, lejos de darle la importancia y jerarquía que requiere, la reduce a un sector periférico del Estado. Las lamentables consecuencias de esta decisión, se dejarán notar muy pronto. Para ser más claro, entidades como CODEVRAEM y CODEHUALLAGA, se traspasan a DEVIDA, la que ahora depende de Justicia, lo que aleja el tema del Presidente de la República. Estos cambios, permiten suponer que la amenaza de la ineficiente erradicación forzosa sobre el VRAEM, está en manos del CORAH y del inefable Vice Ministro del Interior Rubén Vargas.

Ya, durante el Gobierno de Humala, el 2012, DEVIDA había perdido cualquier rol rector en lo que a interdicción se refiere, al haberse manejado de la forma que se hizo durante las gestiones de Carmen Masías y Alberto Otárola, otro ejemplo más del “piloto automático” que convirtió a DEVIDA en una entelequia que repitió los errores cometidos en materia de prevención genérica y desarrollo alternativo; respecto de este último, más parcelas demostrativas, pasantías y seminarios, pero nada de asistencia específica al productor.

Estando así las cosas, PPK encuentra un Estado débil, festinado por la pésima administración y la falta de visión del ex Presidente Humala, que solo se dedicó a gestionar el Estado en beneficio de su entorno y lo que él llamó sus “guardias pretorianos” en las FF.AA. Del lado del narcotráfico, podemos decir que éste se ha adecuado a las nuevas circunstancias, el Acuerdo de Paz en Colombia, los nuevos mercados brasileños, y los efectos de la Ley de Derribo vigente en el Perú desde agosto del 2015.

http://noticiasser.pe/24/08/2016/estado-drogas-y-selva/la-politica-antidrogas-de-ppk

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s