BOL: Más del 90% de chicos de Cenvicruz dejan el delito

El Deber

La adolescente de 14 años, acusada en el crimen de Ronny Perrogón (18), es procesada en Cenvicruz. Su caso desvela el abandono y la violencia. Según la Gobernación, hay 700 menores en riesgo social.

Afuera, papá se había ido hace más de una década. Mamá estaba sin estar, porque salía a atender a otra familia para ganarse la vida. Así que ella, la mayor, bajita, de 14 años, era lo más cercano a una figura de autoridad en su hogar de tres hermanos. Mamá sabía de Michel Durán, su cortejo, hombre de 20 años, grande, celoso, con el que ella tenía más de un año de historia adulta. En la escuela también lo notaron. Estupro, abuso y negligencia, sugiere la ley 548. Nadie que vio quiso hacer algo hasta que el 14 de marzo, cuando ella fue a una cita con Ronny Perrogón —otra pareja, cuatro años mayor, luchador profesional— y lo mató.  

Contado por su madre y por una profesora, esa era la vida de la más nueva de las 14 internas del Centro Nueva Vida Santa Cruz Mujeres (Cenvicruz), uno de los cuatro centros de justicia penal juvenil de la Gobernación cruceña, cuyo fin es reinsertar adolescentes de 14 a 17 años. 

Cuando se pregunta por esta menor, Roberto Sandóval, director de Cenvicruz, reflexiona dos cosas: primero, parece evidente que hubo abandono mucho antes del crimen y nadie reaccionó; segundo, la experiencia de Cenvicruz dice que no todo se pierde con el menor infractor, que con terapia y educación menos del 10% de los 837 adolescentes que pasaron por el régimen de reinserción (2010-2017) han reincidido en el delito. Entonces, el problema es el abandono llano. Y las medidas educativas de la justicia penal pueden ayudar.

Edgar Cuéllar, de Políticas Sociales de la Gobernación, refuerza la idea: al año se necesitan unos Bs 26 millones para medio centenar de centros de acogida con cientos de niños y adolescentes en riesgo social, que no se atiende hasta que cambian su desprotección por algún delito.

El método
La nueva en Cenvicruz Mujeres ya sabe que debe levantarse cada día a las 6:00. Que vendrá una educadora para eso. Que deberá estar duchada y con su habitación hecha hasta las 7:00. Que hará media hora de ejercicio, siempre bajo supervisión. Que prepararán su desayuno y desayunarán entre 8:00 y 8:30. Que estudiará en aulas hasta el mediodía. Que a las 12:00 preparará su almuerzo y comerá. Que tendrá descanso hasta las 14:00. Que luego tendrá un taller técnico en manualidades, cocina o arreglos de belleza. Que antes de las 19:00, volverá a hacer ejercicios para luego preparar la cena y comer. Que a las 22:00 debe dormirse. Todo con una guía. 

Así funciona todo con Rosa Ferrufino, directora de esta casona de varios ambientes, donde trabajan pedagogas, sicólogas, doctoras, unas 10 profesionales y donde hay dos turnos de guardias, más dos policías.
Pasa algo similar en los centros de El Torno y Fortaleza; no hay misterio, la guía, la asistencia y la repetición ordenada del método educativo es todo. Los nuevos, generalmente detenidos preventivos, son evaluados por sicólogos, se les asigna una rutina y una terapia. Una vez reciben sentencia, cada adolescente debe cumplir metas, mostrar mejoras de conducta. Dependiendo de los resultados, la sentencia se revisará.

Mario Mazzoleni, director de Fortaleza, delegado por la Gobernación a la Iglesia católica, tiene una teoría probada: este régimen funciona porque los adolescentes infractores aún son pocos y, por lo general, si infringen la ley, es por falta de guía. Como están en formación, pueden cambiar. “¿Qué queremos como sociedad, vengarnos de jóvenes a los que abandonamos, castigar sin rehabilitar, o queremos rescatar?”, plantea Mazzoleni, que aplica un régimen similar desde 2004 con unos 1.118 jóvenes. Menos del 10% de los reinsertados de Fortaleza reincidió. Para él, aún una adolescente acusada de matar es digna de reinserción, que pudo ser manipulada por sus mayores.

Cada año, la Gobernación destina Bs 12 millones en la manutención, asistencia sicológica y siquiátrica, servicios
educativos y alimentación de los internos de los cuatro centros de Cenvicruz: el de El Torno, en Espejos, que tiene a 141 internos varones, recibe a los de 16 y 17 años; Fortaleza, que funciona en la Virgen de Luján y sexto anillo y que tiene 39 internos, desde 14 años para arriba; el Centro de Orientación, donde no hay privación de libertad pero sí medidas educativas y asisten a diario 180 adolescentes; y Cenvicruz Mujeres.

Adentro, las educadoras están sobre ella. Y la nueva integrante se adapta. Sandóval habla de diagnósticos ‘clínicos’ adelantados. Una cadena de TV no duda en llamar ‘sicópata’ a la adolescente. Una sicóloga también se aventuró. Hay más prejuicios que voluntad 

Ven unos 700 menores con riesgo social
 El secretario de Seguridad Ciudadana, Enrique Bruno, señala que detrás de delitos como el del caso Perrogón, donde una adolescente y dos jóvenes adultos están involucrados, casi siempre hay falta de condiciones de vida digna y una niñez y adolescencia en riesgo social. Édgar Cuéllar, responsable del Proyecto Integral de Niños en Situación de Calle, de la Gobernación, lo corrobora y de hecho señala que hay 500 niños y adolescentes con algún grado de riesgo social (sea por abandono parcial o problemas familiares) y hay unos 200 más en grave riesgo social (que han roto con sus familias y viven en la calle).  
El Viceministerio de Seguridad Ciudadana, en un diagnóstico (2014) llamado Niñas, niños y adolescentes en situación de calle entre la violencia y la invisibilidad, apunta el abandono de menores como factor de descomposición que influye en la inseguridad.

http://www.eldeber.com.bo/santacruz/Mas-del-90-de-chicos-de-Cenvicruz-dejan-el-delito—20170326-0029.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s