PER: Capo peruano heredó mafia de su hermano preso por narcotráfico

La República

Tradición familiar. Cuando en 2003 Franko Padrós Degregori fue capturado con 180 kilos de cocaína, su hermano mayor, Gino, se libró por un pelo. Gino Padrós Degregori no perdió el tiempo y sustituyó a Franko: 14 años después, el gobierno de Estados Unidos lo señala como un cabecilla mundial del narcotráfico.

¿Se encuentra en Lima Gino Padrós Degregori, identificado por el Departamento del Tesoro norteamericano como uno de los capos del narcotráfico mundial? La última vez que Padrós, el vendedor de autos y de viviendas, salió del país fue el jueves 21 de enero de 2016, con destino a Brasil, y retornó el domingo 24 del mismo mes. Desde entonces no registra un nuevo movimiento migratorio. Y difícilmente lo hará por vía legal porque las autoridades antidrogas han dispuesto su captura desde que fue señalado como cabecilla del narcotráfico internacional, el viernes 5 de mayo último.

Se presume que también el socio y amigo de Padrós, Guillermo Zegarra Martínez, está en la capital. El jueves 15 de diciembre de 2016 voló a España y retornó procedente de Colombia el lunes 19 de diciembre. Desde entonces no se ha reportado un nuevo viaje. Al igual que Padrós, está con mandato de detención. De no haber publicado el Departamento del Tesoro su “lista negra” de cabecillas del narcotráfico internacional, Gino Padrós y Guillermo Zegarra continuarían sus actividades sin sobresaltos.

PUEDES VER: Fujimorismo prepara el cuestionario para ministro Basombrío

Lo cierto es que para los agentes antinarcóticos peruanos, Gino Padrós Degregori era un personaje conocido. 

Fuentes de la Dirección Antidrogas informaron a La República que en 2013 recibieron información de la Administración para el Control de las Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) sobre las actividades ilegales de Padrós y desde entonces se le practicó un seguimiento permanente.

Los agentes antinarcóticos prestaron mucha más atención en el caso cuando detectaron en los archivos criminales que Padrós resultó salpicado por un grave caso de narcotráfico en el que estaba involucrado su hermano, Franko Padrós Degregori.

El 8 de noviembre de 2003, Franko Padrós y otras seis personas fueron sorprendidas con 180 kilos de cocaína pura. Encarcelado Franko, aparentemente Gino reemplazó a su hermano menor en el negocio de la droga.

En esa ocasión, la policía antinarcóticos determinó que Gino Padrós Degregori fue quien le vendió al alemán Marcel Karl Witte la droga que la Policía halló en un almacén de juegos mecánicos en el distrito de Independencia. Para suerte de Gino Padrón, ninguno de los detenidos lo delató y pudo librarse de la prisión. Los agentes antidrogas no exageraron cuando comentaron en esa oportunidad que Gino Padrós continuaría la senda de su hermano Franko, quien purga condena de 15 años de cárcel.

Negocio familiar

Durante el proceso judicial quedó establecido que Franko Padrós Degregori fue el que preparó el envío de cocaína a Alemania, camuflada en una de las máquinas de los juegos mecánicos del Luna Park, de propiedad del alemán Witte. Franko tenía importantes contactos en Europa, y eso lo sabía la policía antinarcóticos.

Luego de la detención de Franko, Gino Padrós comenzó a viajar frecuentemente a pesar de no contar con recursos económicos, lo que llamó la atención de los agentes policiales.

El 23 de marzo de 2005, Gino Padrós viajó rumbo a España y después de una semana retornó al país procedente de Holanda.

El 20 de mayo de 2006 viajó a Chile y ese mismo día regresó a Lima. El primero de septiembre de 2011 partió a Panamá y volvió el 16 de noviembre de ese año. Y el último viaje lo hizo a Brasil.

La policía antidrogas descubrió que cada vez que regresaba de uno de esos viajes, Gino Padrós Degregori traía fuertes cantidades de dinero en efectivo, en euros y dólares. Luego se dirigía a un establecimiento de su preferencia, la casa de cambio El Roble, ubicada en la séptima cuadra de la avenida Pardo, en Miraflores.

Un frecuente acompañante de Gino Padrós era el empresario Guillermo Zegarra Martínez. Este personaje también registra sospechosos viajes a Estados Unidos, Panamá, Costa Rica, Colombia, Chile, Panamá, España y Holanda, entre 2008 y 2016.

Durante las operaciones de seguimiento y reglaje aplicadas a Gino Padrós, la policía antidrogas lo filmó cuando se desplazaba en lujosos automóviles y camionetas de las marcas Porsche, BMW, Audi, Volvo, Toyota Chevrolet y Jeep.

Ademas, Padrós constituyó empresas de fachada con el objetivo de lavar el dinero producto de sus ilícitas actividades.

El 27 de junio de 2006, los hermanos Gino y Marko Padrós Degregori registraron la empresa G&M Autos. El 22 de enero de 2009, Gino Padrós y su esposa Vanessa Carozzi Valle crearon la compañía SBK Import, dedicada a la compra, venta y alquiler de vehículos y embarcaciones.

Además, el 5 de junio de 2014, Gino Padrós y su hermana Mónica Padrós Degregori conformaron la empresa R Inver Corp, dedicada al rubro de inmobiliarias. Empezó con un capital de 10 mil soles y en dos años hizo un aumento de capital de 700 mil soles, según escritura pública firmada el 15 de abril de 2016.

Para las autoridades peruanas y estadounidenses, las empresas fueron usadas para el lavado de activos del narcotráfico, por eso el Departamento de Estado norteamericano también las consideró en la “lista negra”.

Por un pelo

Una de las graves imputaciones del Departamento del Tesoro es que Gino Padrós y su socio Guillermo Zegarra Martínez trabajan para la principal organización mexicana dedicada al narcotráfico internacional: “Padrós mantiene vínculos con mafias del narcotráfico con fuerte presencia en Perú, entre ellas el Cartel de Sinaloa”.

De acuerdo con fuentes policiales consultadas por La República, durante una intervención de un cargamento de droga despachada por miembros del Cartel de Sinaloa, y como resultado de una investigación de los detenidos, las autoridades estadounidenses descubrieron que los implicados transfirieron dinero a un personaje conocido como “Gino”. Compartida la información con la Dirección Antidrogas, se concluyó que se trataba de Gino Padrós Degregori. De ahí surgió la convicción de las autoridades antinarcóticos de Estados Unidos de que Padrós trabajaba con la mafia del Cartel de Sinaloa.

Dos años después del reporte de la DEA a la Dirandro, Gino Padrós estuvo a punto de ser detenido.

De acuerdo con reportes policiales a los que tuvo acceso La República, el primero de mayo de 2015, agentes del grupo especial de inteligencia “Escorpión” de la Dirandro, en coordinación con la DEA, desplegaron la operación “Gato”, cuyo objetivo era capturar a Gino Padrós.

La Policía planeaba interceptarlo cuando una banda de narcos procedente de Holanda pretendía entregarle 700 mil euros a cambio de droga del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem). Pero alguien le “sopló” y burló el operativo. Se sospecha que Gino Padrós tiene informantes entre las fuerzas del orden y la Fiscalía. Ahora lo buscan por todo el mundo.

Datos

  • Pasado. Belinda Valle Munive, suegra de Gino Padrós Degregori, cuenta con antecedentes policiales por presunto delito de narcotráfico, en 2002.
  • Enlace. En 2014, el español Andrés Caballero Costa cayó con droga en Hannover, Alemania. Tenía transferencias de dinero a Guillermo Zegarra, socio de Gino Padrós.

http://larepublica.pe/impresa/politica/874813-capo-peruano-heredo-mafia-de-su-hermano-preso-por-narcotrafico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s