AME: Un triángulo de drogas, armas y violencia: la terrible realidad de la frontera entre Brasil, Colombia y Perú

Semana

Entre Tabatinga, Leticia y la isla de Santa Rosa la droga pasa flotando, escondida en botes y hasta en el vientre de pescados. La precariedad económica lleva a muchos jóvenes a buscar una salida en el narcotráfico y el Estado no cuenta con recursos para enfrentar a los carteles de droga.

Una tortuosa línea de 1.632 kilómetros delimitada por una serie de ríos en una zona poco desarrollada de la selva amazónica. Este es el escenario de la triple frontera entre Brasil y los mayores productores de cocaína del mundo: Perú y Colombia.

Pertrechados con armas pesadas y potentes lanchas rápidas, los traficantes de drogas de ambos países no enfrentan casi obstáculos en el momento de mover armas y drogas hacia Tabatinga, en el lado brasileño.

Esta ciudad donde la pobreza y la falta de infraestructura son atroces es descrita por la gente del lugar como el “patio de la FDN”.

Las siglas hacen referencia al grupo criminal la Familia del Norte, que se hizo conocido en todo el mundo a principios del 2017 cuando decenas de hombres fueron decapitados y descuartizados en las prisiones de Manaos.

El origen de las masacres en las cárceles, dijeron las autoridades, es precisamente la lucha por el control de la ruta amazónica de la coca.

También le puede interesar: El regreso de Naranjo a la lucha contra el narcotráfico, ¿sin glifosato?

Falta de recursos

“Con los recursos que tenemos hoy en día en Tabatinga es imposible controlar la frontera”, dice a BBC Brasil un agente de la Policía Federal, mientras dirige su mirada a la inmensidad del río Solimões, donde se encuentra el único puesto de control fluvial de las fuerzas de seguridad en la región.

“Aquí tenemos una embarcación con un motor promedio. La FDN invierte en motores más potentes. Es complicado, ¿verdad? Yo tendría que tener un helicóptero para patrullar”, dice el oficial, quien tiene 18 hombres a su cargo.

El sentimiento entre los hombres del Ejército, responsables del control de las fronteras, no es diferente.

“No tenemos ninguna posibilidad, con los efectivos que trabajan en esta región y en toda la Amazonia, de cubrir todos estos espacios”, señala el coronel Julio César Belaguarda Nagy de Oliveira, comandante del 8º Batallón de Infantería de Selva, responsable de supervisar esta triple frontera.

El coronel tampoco tiene helicópteros; cuenta con sólo 36 embarcaciones -la mayoría de ellas con una potencia similar a los barcos de los pescadores- y es responsable del control de la frontera con los dos países, en una zona donde cientos de nuevos caminos se abren gracias a los arroyos y ríos pequeños que nacen con las lluvias durante la temporada de inundaciones.

También recomendamos leer: Autoridades combaten minería ilegal en la Amazonía

“Está claro que algunas cosas se filtran. Muchos de ellos encuentran la forma de esquivar a nuestros pelotones,” dice Nagy.

Sin un exhaustivo control, la ruta está creciendo cada año. Sólo en Manaos, el principal destino de las sustancias ilegales que entran por la frontera, el volumen de drogas incautado aumentó en no menos de 1.324 % entre el 2011 y el 2015 según el Departamento de Seguridad del Estado.

La respuesta oficial

El Ministerio de Justicia no respondió a las preguntas de BBC Brasil sobre la ausencia de helicópteros en la región ni comentó sobre la falta de control policial registrada en este reportaje.

“De forma cotidiana se trabaja para enfrentar y reprimir la delincuencia y también para llevar adelante políticas para fortalecer esta lucha, especialmente en la frontera”, indicó el ministerio a través de una nota.

El Gobierno añadió que se realiza un promedio anual de 40 operaciones en contra de las organizaciones criminales y alrededor de 300 personas son detenidas al año.

También dijo que se ha dado prioridad a la policía fronteriza, sin especificar cuántos nuevos efectivos se enviarán a la región ni cuándo.

BBC Brasil también intentó contactar por teléfono y correo electrónico al Ejército de Brasil para responder a estos interrogantes, pero no hubo respuesta.

A finales de enero, el ministro de Defensa, Raúl Jungmann, anunció la realización de una serie de reuniones con los ministros de Defensa de los países vecinos para analizar principalmente la seguridad fronteriza.

Pero desde entonces no se anunció ninguna iniciativa concreta.

Ajustes de cuentas

En una entrevista en su oficina en Manaos, el procurador general de Justicia del Estado, Pedro Bezerra, reconoció los problemas.

“Falta material humano y condiciones para estos soldados que dedican su vida a prevenir el tráfico. Condiciones para que puedan actuar eficazmente como barcos, armas, entrenamiento”.

Bezerra coincide con la percepción del agente de la Policía Federal entrevistado por BBC Brasil y reconoce que los traficantes tienen más dinero y equipo.

“Ellos tienen mayor poder adquisitivo y por lo tanto compran barcos, hidroaviones. Nosotros tenemos limitaciones financieras a nivel estatal y dependemos de una cierta burocracia. Así que, lamentablemente, las cosas se resuelven por la voluntad de nuestra gente que arriesga sus vidas en los operativos”, responde sin optimismo.

 

La fragilidad de la vigilancia en la frontera con Brasil en Amazonas no es sólo exclusividad de los ríos. En los tres días de febrero que estuvo en Tabatinga, Brasil BBC fue testigo de cientos de personas entrando y saliendo del país con maletas y bolsas sin ningún control”.

La primera noche, un hombre murió muy cerca de donde realizábamos el reportaje, a pocos pasos del puesto fronterizo entre Tabatinga y Leticia (Colombia).

“Ocurre una vez a la semana. Son ajustes de cuentas”, señaló un oficial del Ejército mientras apuntaba a un hombre caído en un bar, a quien habían baleado hacía minutos desde una motocicleta.

Las motocicletas son el medio de transporte principal en una zona que carece de transporte público. Sobre ellas suelen viajar hasta cuatro personas, ninguna con casco, cargadas de mochilas y bolsas.

Falta de controles

La zona fronteriza con Colombia está limitada solamente por una señal. Allí no hay ningún puesto de control o supervisión.

Durante la visita, la única actividad oficial fue una demostración del Ejército para el reportaje.

La frontera con Perú, delimitada por el río Solimões, tampoco tiene ninguna supervisión.

La gente de la isla peruana Santa Rosa entra y sale de Brasil por medio de pequeños barcos atracados en un puerto en la base de la policía.

Las autoridades locales dicen que sería “imposible” supervisar a todo el mundo.

“Una gran cantidad de personas trabaja en un lado y vive en el otro, o hace sus compras del mes en alguno de los países vecinos. El movimiento de personas es gigantesco y un control de todos sería impracticable”, afirma el coronel Nagy.

En el único aeropuerto de Tabatinga, que tiene un vuelo diario a Manaos, la gran mayoría de los equipajes no pasa por rayos X. Este fallo de seguridad se repite a lo largo de la frontera en la mayoría de ciudades de Brasil.

De acuerdo con la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC), la inspección del equipaje es obligatoria sólo en vuelos internacionales, no en el caso de vuelos nacionales, que sólo se realizaría en algunos aeropuertos.

El dinero y la gente

En el batallón del Ejército en Tabatinga, el coronel Nagy atribuye las fallas en la vigilancia de la frontera a la ausencia del Estado en la región.

“Faltan ofertas de empleo en los municipios, no hay estructura sanitaria ni calles pavimentadas, en fin, condiciones para que esta gente tenga una vida normal”, dice.

Debido a la falta de educación, muchos jóvenes no tienen otra alternativa que no sea el tráfico. “(Ellos) participan en este tráfico ilegal de drogas y armas para poder subsistir”, afirma el coronel y concluye:

“Los jóvenes con pocos recursos educativos tienen la oportunidad de ganar 1, 2, 3, 4 o 5 mil reales con este negocio. Es una oportunidad rápida y fácil de obtener beneficios económicos”.

También le puede interesar: Bosques de Paz, un proyecto para no morir dos veces

Del lado colombiano

El comandante del Ejército de Colombia en Leticia, coronel Roberto Nelson Carvajal Reyes, confirma lo difícil de la situación y añade que en la actualidad los miembros de la Familia del Norte tratan de asegurarse la exclusividad del negocio.

“La demanda de cocaína y marihuana en Brasil creció. Entonces el cartel de la Familia del Norte está tratando de acercarse a los carteles colombianos para obtener la hegemonía de esta ruta”.

El coronel colombiano explica que la ruta también pasa a través de Surinam y Guyana y que el destino final de los cargamentos es Europa y los Estados Unidos.

En las aguas que bañan la triple frontera, las autoridades han encontrado droga oculta en el vientre de pescados como la cachama o pegados en los fondos de los barcos. A menudo, incluso, los cargamentos pasan flotando de un lado al otro del río sin llamar la atención del Ejército.

“Los traficantes son muy creativos y se reinventan siempre”, dice el comandante de Colombia.

Para transportar unos 80 kg de cocaína, las mulas, como se llama a los hombres que hacen la travesía, ganan alrededor de dos millones de pesos colombianos (unos $700).

En el otro extremo, la mercancía se vende a un precio 20 veces mayor.

El investigador de la Universidad de Ceará y experto en seguridad fronteriza Luiz Fabio Silva Paiva dice que la política de “guerra contra las drogas” en la región es defectuosa y no puede reducir el tráfico de estas sustancias.

“El mundo de la delincuencia se nutre de las contradicciones de una política de control que no controla, que no consigue comprender que las drogas son un problema de salud pública y no un asunto de la policía”, concluye.

http://www.semana.com/nacion/articulo/narcotrafico-en-la-frontera-entre-brasil-colombia-y-peru/517753

AMER: El consumo de cocaína sigue aumentando en Sudamérica

El Comercio

En algunos casos los niveles son hasta superiores a los de Norteamérica, según los datos de un informe de Naciones Unidas.

El consumo de cocaína sigue aumentando en América del Sur, en algunos casos hasta niveles superiores a los de Norteamérica, según los datos de un informe de Naciones Unidas publicado el jueves y en el que se señala también una subida del cultivo de coca en Colombia.

“El uso indebido de pasta básica de cocaína se concentra en América del Sur, y la prevalencia anual del consumo de cocaína sigue aumentando, aunque la marihuana sigue siendo la sustancia sometida a fiscalización que más se consume en la región”, señala en ese reporte la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).

Colombia: caen narcos que enviaban coca a cárteles mexicanos

En su informe de 2016, este organismo de la ONU se refiere a un informe de la CICAD (Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas) que indica que la prevalencia del consumo de cocaína entre los estudiantes de secundaria en América del Sur es superior a la de Norteamérica.

Argentina, Chile y Colombia son los países en los que hay más incidencia del consumo en ese sector de la población, mientras que Surinam y Venezuela tienen las prevalencias más bajas.

En términos generales, la prevalencia de consumo de cocaína en la región (el porcentaje de la población que la usó al menos una vez en los pasados doce meses) es del 1,5 por ciento; la de la marihuana es del 3,2 por ciento; de anfetaminas es del 0,9; opioides es del 0,3 y el consumo de éxtasis llega al 0,2 por ciento.

— Situación de la marihuana —

Con todo, la marihuana sigue siendo la droga más consumida y su uso continúa al alza, aunque hay diferencias entre los distintos países.

Mientras en Perú el aumento entre 1998 y 2010 fue mínimo, la prevalencia anual se duplicó en Argentina entre 2004 y 2011 y en Chile el crecimiento fue similar entre 1994 y 2012.

En Uruguay se registró el mayor aumento, multiplicándose por seis la prevalencia entre 2001 y 2011.

La JIFE recuerda que ese país aprobó en diciembre de 2013 una ley que legaliza el uso no médico de la marihuana y recuerda que “todos los Gobiernos que las medidas que permiten la utilización de la marihuana con fines no médicos infringen las disposiciones de los tratados de fiscalización internacional de drogas”.

— Cocaína y drogas sintéticas —

Respecto a la cocaína, el consumo entre la población general es parecido al de Norteamérica, con la diferencia de que en América del Sur se utiliza más la pasta base, una forma que puede contener más impurezas y ser más tóxica.

La JIFE advierte de que en 2015 siguió aumentando el temor ante los niveles crecientes de consumo de drogas sintéticas por los jóvenes en América del Sur.

En el informe se señala, por ejemplo, que en Chile en 2015 el 2,6 por ciento de los jóvenes entre 15 y 16 años habían consumido éxtasis en los 12 meses previos, mientras que en Argentina la prevalencia en esa franja de edad en 2014 fue del 1,6 por ciento.

Además, la JIFE habla de la nueva moda, entre los jóvenes de entorno privilegiados, se consumir sustancias psicoactivas de origen vegetal que en el pasado eran usadas en ritos religiosos de los pueblos indígenas, como la Salvia divinorum o la ayahuasca.

— Cultivo y producción —

En relación al cultivo y la producción, la JIFE recuerda que Sudamérica sigue siendo prácticamente el único proveedor mundial de cocaína del mundo.

La JIFE indica que la superficie dedicada al cultivo del arbusto de coca aumentó en Colombia desde las 69.000 hectáreas de 2014 a las 96.000 de 2016, un 39 por ciento más.

El informe relaciona ese crecimiento con las expectativas generadas por el proceso de paz y que habrían impulsado a los agricultores a cultivar coca con la esperanza de beneficiarse de los posibles programas de desarrollo alternativo.

En Perú, por el contrario, la superficie de cultivo decreció un seis por ciento en 2015, hasta las 40.300 hectáreas continuando la tendencia iniciada en 2011.

También descendió la superficie de cultivo en Bolivia hasta las 20.200 hectáreas en 2015.

Fuente: EFE

http://elcomercio.pe/mundo/latinoamerica/consumo-cocaina-sigue-aumentando-america-sur-noticia-1972743?ref=portada_home

EE.UU: Gobierno detuvo a 680 inmigrantes en redadas durante la semana pasada

La República

Washington. Los agentes de inmigración de EE.UU. detuvieron la semana pasada a 680 inmigrantes en la primera tanda de redadas de la presidencia de Donald Trump, informó el Gobierno estadounidense, que defendió que las operaciones se centraron en individuos que supusieran “amenazas a la seguridad pública”.

El secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., John Kelly, dio la cifra de detenidos en un comunicado y subrayó que “aproximadamente el 75 por ciento” de los 680 eran “inmigrantes criminales”.

Esos “criminales” estaban “condenados por distintos delitos, entre ellos homicidio, abuso sexual con agravantes, asalto sexual a un menor, actos lascivos o indecentes hacia un menor, narcotráfico, agresión física, asalto, manejar bajo la influencia del alcohol y cargos relacionados con armas”, afirmó Kelly.

“Estas operaciones se dirigieron a amenazas a la seguridad pública, como inmigrantes criminales con sentencias en su contra y miembros de bandas”, subrayó Kelly.

Además, las operaciones buscaban detener a “individuos que han violado las leyes de inmigración de nuestro país, incluidos los que volvieron a entrar ilegalmente al país después de ser expulsados y a fugitivos a los que jueces federales de tribunales migratorios habían ordenado deportar”, agregó.

Los más de 680 detenidos por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) “presentaban una amenaza a la seguridad pública”, insistió el jefe del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).❧

http://larepublica.pe/impresa/mundo/848267-gobierno-detuvo-680-inmigrantes-en-redadas-durante-la-semana-pasada

A.Latina: Expertos de 19 países asistirán a Cumbre Judicial Iberoamericana

La República

La Cumbre Judicial Iberoamericana la integran jueces nacionales, autoridades de los poderes públicos y personalidades vinculadas al sector Justicia. El evento estará a cargo del presidente del Poder Judicial, Ramiro de Valdivia.

Desde mañana martes 13 hasta el viernes 16, se reunirán en Lima expertos y representantes de 19 países que integran la Cumbre Judicial Iberoamericana como jueces nacionales, autoridades de los poderes públicos y personalidades vinculadas al sector Justicia.

PUEDES VER: Áncash: Inauguran Palacio Judicial de Nuevo Chimbote

Este encuentro se realiza en el marco de la Primera Ronda de Talleres con miras a la XIX Cumbre Judicial Iberoamericana que se realizará en Ecuador el año 2018. Además, la organización de este evento está a cargo del Poder Judicial y del Consejo Nacional de la Magistratura, por una designación realizada en Paraguay en julio pasado.

Para la ceremonia de inauguración que se realizará a las 5 de la tarde, en el salón Vidaurre del Palacio de Justicia, el presidente del Poder Judicial, Ramiro de Valdivia Cano, estará a cargo de la presentación.

La reunión busca analizar aspectos del fortalecimiento de la administración de justicia en Iberoamérica, las innovaciones procesales en la justicia por audiencias, las nuevas tecnologías, el desafío de la formación judicial y otros.

Durante la jornada sesionarán la Comisión de Coordinación y Seguimiento de las 100 Reglas de Brasilia de la Cumbre Judicial Iberoamericana; la Comisión de Medios Alternativos de Resolución de Conflictos y Tribunal de Tratamiento de Drogas (MARC – TTD); y el Grupo de Trabajo Lenguaje Claro y Accesible, encargado de  elaborar un Diccionario Jurídico Panhispánico.

http://larepublica.pe/sociedad/829923-expertos-de-19-paises-asistiran-cumbre-judicial-iberoamericana

A. Latina: Cuáles son los 6 países de América Latina que están entre los 13 con peores índices de criminalidad en el mundo

BBC Mundo

Seis países de América Latina están dentro de la lista de los 13 países en el planeta con mayor índice de criminalidad, según el informe publicado este jueves por el grupo de investigación de datos Verisk Maplecroft.

Guatemala -ubicada en el segundo lugar en listado detrás de Afganistán- es considerado el país de la región con el más elevado nivel de criminalidad en el último año.

Los otros países de la región incluidos en la lista de riesgo extremo son El Salvador, Colombia, Venezuela, México y Honduras.

(Ver la tabla al final del artículo con la lista de los 13 países con mayor criminalidad).

“Estos datos señalan que América Latina es la región con mayor índice de criminalidad del planeta”, le dijo a BBC Mundo Grant Sunderland, coordinador de la investigación.

Los reportes oficiales señalaron que en 2015 al menos 5.681 personasmurieron asesinadas en Guatemala.

“Esto se debe especialmente al dominio que ejercen las organizaciones de tráfico ilegal de drogas, a la extorsión y a los robos en 11 de los países de la región”, explicó.

Pérdidas económicas

De acuerdo con Sunderland, la empresa se encarga de recoger las cifras de cada país sobre asesinatos, robos, secuestros, extorsión, la efectividad de las fuerzas de seguridad y el riesgo que estas acciones y delitos tienen sobre las economías de los países, y eso arroja un puntaje.

“Por ejemplo en México, Guatemala y toda Centroamérica, que está clasificada como una región de riesgo extremo, la criminalidad le ha costado unos US$200.000 millones”.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38171437