BOL: Por qué la estrategia antidroga de Bolivia es más exitosa que la de Colombia y Perú

Semana

Mientras Perú y Colombia se turnan el puesto del mayor productor de hoja de coca en el mundo, Bolivia logró reducir sus cultivos sin disparar un tiro. Le contamos las claves de la estrategia boliviana antidroga considerada por expertos como más exitosa que la de sus países vecinos.

En los últimos 10 años, Colombia y Perú se han turnado el puesto del mayor productor de hoja de coca en el mundo, mientras Bolivia en el mismo tiempo logró reducir y estabilizar su cantidad de cultivos sin disparar un tiro ni apelar a las fumigaciones aéreas.

La estrategia antidroga boliviana es vista como más eficiente, por lo menos en lo que se refiere a evitar que se multiplique la producción de la materia prima de la cocaína.

De acuerdo al monitoreo anual que realiza la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés), Bolivia mantuvo por segundo año consecutivo sus cultivos de coca alrededor de las 20.000 hectáreas.

Hace seis años, las hectáreas sembradas llegaban a 31.000.

La realidad no podría ser más distinta en Colombia, que en 2012 tenía 47.790 hectáreas sembradas y en el último monitoreo de UNODC duplicó la cifra: 96.084 hectáreas.

Le puede interesar: La coca se dispara

Perú, por su parte, fue el mayor productor de hoja de coca del mundo entre 2011 y 2013 y ha logrado reducir su cantidad de cultivos en los últimos años gracias a intensas operaciones conjuntas con la intervención de fuerzas de seguridad y la puesta en marcha de programas sociales.

En la última medición de Naciones Unidas, presentada el año pasado, Perú registró 40.300 hectáreas cultivadas. El doble de las que tiene Bolivia.

A pesar de estas cifras, analistas advierten que Bolivia tiene otros graves problemas en su política antidroga y que se limita a erradicar plantaciones.
Mientras que Estados Unidos recientemente volvió a incluir a Bolivia en la lista de países que no luchan contra el narcotráfico.

La estrategia boliviana

Evo Morales es, al mismo tiempo, presidente de Bolivia y máximo dirigente de los productores de coca de las selvas de Cochabamba, en el centro del país.

“Lo que nosotros hacemos es erradicación de coca concertada. No con represión ni muertes, como era antes del presidente Evo Morales”, explicó a BBC Mundo Juanita Ancieta, productora de coca que ahora es la principal dirigente de las mujeres campesinas de Bolivia.

Puede ver: “No veo la estrategia para enfrentar los cultivos de coca”

La dirigente nacional insistió en que gracias a la presidencia de Morales se ha logrado que los cocaleros erradiquen concertada y voluntariamente sus plantaciones excedentes de coca, algo que no sucede en otros países.

En el mismo sentido, el ministro de Gobierno boliviano, Carlos Romero, afirmó que la estrategia violenta de erradicación de cultivos fracasó en Bolivia.
“En los últimos años se han invertido más de US$1.200 millones en tecnología, proyectos de desarrollo alternativo, acciones de interdicción y erradicación de cultivos excedentes. Las tasas de erradicación han sido las más altas”. destacó Romero en una entrevista con radio Panamericana de La Paz.

El ministro de Gobierno añadió que en los últimos ocho años Bolivia incrementó en 188% la cantidad de droga decomisada y en 273% las incautaciones de sustancias controladas.

“Coca de por vida”

Este fin de semana, en un gran acto, Evo Morales celebró junto a los cocaleros de su región la puesta en vigencia de la nueva Ley General de la Coca, que en sus palabras significa “coca de por vida”.

“El pueblo boliviano ha derrotado al imperio y a sus lacayos. Desde aquí (las selvas de Cochabamba) hemos defendido no sólo la hoja de coca sino la soberanía nacional”, dijo Morales ante miles de cocaleros.

Leer: “Colombia es el primer productor mundial de cocaína”

Para Kathryn Ledebur, directora de Red Andina de Información, la nueva ley de la coca boliviana “no es perfecta, pero es realista y pragmática”.
Ledebur explicó que la normativa boliviana recién promulgada podrá traer mejores resultados a ese país en comparación con las normativas vigentes en Colombia y Perú.

“En Colombia la ley no permite casi nada de plantaciones de coca y tienen 96.000 hectáreas”, señaló la experta a BBC Mundo.
Ledebur añadió que la ventaja boliviana tiene que ver con que la normativa de ese país es “negociada” con los propios productores de coca, algo que no ha sucedido en los otros dos países que más coca producen en el mundo.

El “problema muy serio” de Colombia

Colombia es el mayor productor de coca del mundo y -de acuerdo con el Departamento de Estado- el país de origen de más del 95% de la cocaína que llega a Estados Unidos, el país en el mundo que más consume esa droga.

 Por ello, el hecho que se hayan duplicado los cultivos de la hoja en estos años ya llamó la atención a Washington.

Entre los motivos del aumento se argumenta la caída del precio del oro, la erradicación de la aspersión aérea, la devaluación del peso colombiano y la expectativa de los campesinos de conseguir beneficios económicos del gobierno por sustituir sus plantaciones de coca.

Le recomendamos: Cultivos de coca, el talón de Aquiles de la paz

A principios de mes, el subsecretario de la Oficina de Asuntos Internacionales sobre Narcóticos del Departamento de Estado de EE.UU. afirmó que las estimaciones de su país coinciden con las de Naciones Unidas y considera que Colombia tiene un “problema muy serio”.

“Estaré en Colombia las próximas semana y espero, como parte de un proceso interinstitucional más amplio, entablar serias discusiones con el gobierno de Colombia sobre esta cuestión”, señaló el funcionario desde Washington.

Sin embargo la ayuda estadounidense no trae muy buenos recuerdos para algunos en Colombia, fundamentalmente por las fumigaciones aéreas, que algunos señalan de ser cancerígenas.

“Miren lo que pasó en la zona de Putumayo, que fue el núcleo de las actividades del (programa de ayuda estadounidense conocido como el) Plan Colombia en términos de erradicación y sustitución de cultivos. Hoy en día tiene otra vez muchos cultivos” le dijo a BBC Mundo hace unas semanas Jeremy McDermott, director del sitio Insight Crime, que se dedica a investigaciones sobre seguridad en América Latina.

Perú no quiere “tapar el sol con un dedo”

La semana pasada, la presidenta de la gubernamental Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas de Perú, Carmen Masías, sorprendió a todos con un anuncio: Perú tiene muchas más hectáreas de coca que las estimadas por Naciones Unidas.

La autoridad señaló que Perú en realidad tiene 55.000 hectáreas cultivadas y no las 40.300 que había señalado UNODC el año pasado.

“Lo que se hizo antes se hizo bien, pero nosotros hemos reajustado la metodología con la participación de las Naciones Unidas, y nos acercamos a una cifra mucho más real”, indicó.

Le recomendamos: Erradicación forzada, ¿peor el remedio que la enfermedad?

Masías añadió que “lo peor que se puede hacer es tapar el sol con un dedo”.

Perú tiene un problema similar al colombiano. El 93% de la superficie erradicada en los dos últimos años fue sembrada nuevamente con plantaciones de coca.

El mayor desafío de la lucha antidroga peruana se encuentra en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro, conocido como el VRAEM.

En esa zona boscosa existen municipios que su economía depende en un 96% de los cultivos ilícitos de coca.

Sin embargo…Pese a las diferentes realidades, expertos consideran que Bolivia todavía comparte muchas de las dificultades que tienen Colombia y Perú en materia antidroga.
Una de ellas es el hacinamiento de cárceles con una población compuesta en su gran mayoría por consumidores y traficantes de sustancias ilícitas al menudeo.
Por otro lado, se cuestiona que Bolivia haya ampliado la cantidad de cultivos legales de 12.000 a 22.000 hectáreas con la nueva ley de la coca.
De acuerdo a estudios del propio gobierno de Evo Morales, se requieren sólo 14.705 hectáreas para el consumo tradicional en Bolivia, o sea el mascado de la hoja.
Aquella decisión también preocupó a la comunidad internacional.
El jefe de la delegación de la Unión Europea (UE) en Bolivia, León de la Torre indicó que la reducción de las plantaciones registrada en Bolivia en los últimos años estaba produciendo “optimismo” en el organismo internacional, pero que la nueva ley vuelve los objetivos de la cooperación “inalcanzables”.
“Hay que reformular todo para conseguir reducir el excedente de coca, que se convierte en cocaína y llega a países europeos”, afirmó De la Torre a medios locales.
La preocupación de la UE es compartida por la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).
“La continua escalada del tráfico de cocaína desde Sudamérica hacia Europa a través de rutas establecidas en África representa una amenaza crítica no sólo para Europa sino para EE.UU.”, informó un vocero de la DEA a BBC Mundo.

BOL: Gobierno promulgará Ley de Coca mañana

El Diario

La Ley General de Coca sancionada por el Senado antes de las fiestas de carnaval, será promulgada mañana por el presidente Evo Morales a su arribo de Cuba y Venezuela, donde estuvo la última semana, informó el presidente en ejercicio, Álvaro García.

“La Ley va a ser firmada el miércoles por el presidente Evo (Morales) a las 07” anunció la mañana del lunes el presidente en ejercicio, Álvaro García, al referirse a la promulgación de la Ley General de coca.

El pasado 24 de febrero, luego de las sesiones hechas por la Cámara de Diputados y la de Senadores, el Legislativo concluyó con la sanción de la Ley General de la Coca, la cual legaliza el cultivo de hasta 22000 hectáreas de hoja de coca en los departamentos de La Paz y Cochabamba.

La promulgación, que fue pospuesta por las afecciones que sufría el Presidente, razón por la que viajó a La Habana, establece que son 7.700 hectáreas legales para el Chapare y 12.300 hectáreas para los Yungas.

La nueva ley pondrá fin a la Ley 1008 del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas de 1988 donde se establecía 12.000 hectáreas en total en el país.

Legisladores de la oposición cuestionaron el incremento de superficie, argumentando que éste será destinado al narcotráfico, como dispone un informe realizado por las Naciones Unidas, el cual establece que el 93% del cultivo de la hoja del Chapare es destinado a la producción de cocaína.

Desde el oficialismo defienden la necesidad de incrementar los cultivos legales para la demanda que existe en consumo, así como para impulsar la industrialización y exportación de productos procedentes de la hoja de coca.

García defendió nuevamente la normativa, insistiendo que según los informes entregados por la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (Unodc), gobiernos anteriores producían mayores hectáreas de coca que las gestiones de Morales.

El presidente en ejercicio explicó que en los años 90 se cultivaron 35 mil hectáreas de la hoja; en 2003 se cultivaron 23.600 hectáreas de la hoja; en 2004 unas 27.700 hectáreas y en 2005, 25.400 hectáreas.

“La ley establece un máximo de 22 mil que es una cifra inferior a todo lo que se producía en anteriores gestiones de gobierno, los políticos que se desgarran las vestiduras, que levantan el dedo acusador, de que hemos establecido 22 mil hectáreas, cuando eran gobiernos donde se producían 35mil hectáreas”, sostuvo.

El Ejecutivo informó se esta consolidando la exportación de la hoja a Ecuador y que se avanza con las negociaciones para llevar el producto a Argentina.

DISCONFORMIDAD

Según el secretario de Prensa de la Asociación de Productores de Coca de los Yungas (Adepcoca), Javier Coco, señaló el domingo que la coca de Chapare “no se destina al mercado tradicional” y planteó la realización de un referendo para definir cantidad de hoja requerida a nivel nacional.

El dirigente sindical, sostuvo que no es necesario que se amplíe el porcentaje de sembradíos en los Yungas, porque el consumo no demanda más espacio para nuevas plantaciones.

“Del Chapare todos saben que no va al consumo tradicional, no va al masticado. Esa coca es más larga y gruesa y lastima a la lengua”, afirmó.

Por ello, convocan hoy a una conferencia de prensa en la que rechazan la nueva Ley y anuncian una demanda internacional con fundamentos legales.

CENTRAL OBRERA BOLIVIANA

En tanto, el secretario de conflictos de la Central Obrera Boliviana, Emilio Izquierdo, informó que los trabajadores se reunirán hoy para manejar aspectos sobre la hoja de coca.

“Que nos den una verdadera información en su verdadera dimensión información, primero queremos escuchar a nuestros compañeros al último acuerdo al que han llegado ahora apartir de los medios de comunicación se conoce, para nosotros para la COOB el principio de la razon se tiene que primar y no nos podemos basar en posiciones que afecten a los intereses nacionales”.

Al igual, recalcó, que según los ancestros, la coca que más se consume es la de los Yungas. “Todos sabemos y practicamos lo de nuestros ancestros, la coca que se acullica es la coca paceña”, dijo.

http://www.eldiario.net/noticias/2017/2017_03/nt170307/politica.php?n=75&-gobierno-promulgara-ley-de-coca-maniana

BOL: Cocaleros de los Yungas descartan su presencia en la promulgación de la Ley General de la Coca

La Razón

Los productores de coca yungueños aseguran que no están de acuerdo en la legalización de 7.700 hectáreas, tal como establece la nueva norma que será promulgada por el presidente Evo Morales este miércoles.

A menos de 24 horas para la promulgación de la Ley General de la Coca, el presidente de la Asociación de Productores de Coca de los Yungas (Adepcoca), Franklin Gutiérrez, descartó hoy la presencia de su sector en este acto convocado para las 07.00 del miércoles en Palacio de Gobierno y con presencia del presidente Evo Morales.

En una conferencia de prensa, Gutiérrez aseguró que los cocaleros no están de acuerdo con la legalización de 7.700 hectáreas (ha), tal como establece la nueva normativa, porque el mayor beneficio es para los productores de la zona del Chapare, en Cochabamba, y demandó respeto a las 3.200 ha acordadas anteriormente.

“Que festejen el día de mañana, porque mi persona no va a ser parte de esa promulgación. No estamos de acuerdo, todos los productores de coca, que quiera legalizarse 7.700 ha” afirmó.

En medio de sus declaraciones, el dirigente denunció presión de parte del Gobierno para que su sector acepte la nueva ley, que sustituirá a la Ley 1.008 del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas. En febrero pasado los cocaleros yungueños activaron una serie de protestas y movilizaciones en La Paz, que derivaron en enfrentamientos con la Policía.

La dirigencia ratificó que impulsarán un referendo sobre el pijcheo cuando haya cambio de gobierno. “Una vez que este Gobierno salga y entre otro gobierno vamos a pedir un referéndum nacional y ahí lo que mañana va festejar el Trópico sus 7.700 hectáreas, nosotros con otro gobierno vamos a pedir que se pregunte al pueblo boliviano qué coca se consume,  coca de Yungas o coca del Trópico”, sostuvo Gutiérrez, según difundió radio Fides.

La nueva ley amplia los cultivos legales de 12 mil a 22 mil ha a nivel nacional, de las cuales 14.300 ha son para La Paz y 7.700 ha para el trópico cochabambino.

La promulgación de la Ley General de Coca fue anunciada por el presidente en ejercicio Álvaro García Linera, durante una conferencia de prensa, en la cual también comunicó la llegada de Morales al país, desde Cuba, esta noche. (07/03/2017).

http://www.la-razon.com/nacional/seguridad_nacional/Cocaleros-Yungas-Ley-General-Coca_0_2668533156.html

BOL: Adepcoca anuncia que pedirá referendo sobre la coca cuando haya otro gobierno

Pagina Siete

La dirigencia de Adepcoca indicó que no está de acuerdo con la promulgación de la nueva Ley de la Coca.

El presidente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), Franklin Gutiérrez, anunció que cuando ingrese otro gobierno su sector solicitará un referendo nacional sobre el consumo de la hoja de coca para determinar qué hoja se consume en el país y así exigir la erradicación de la coca excedentaria.

“Cuando entre otro gobierno, Yungas va a pedir referendo nacional y ahí vamos a ver qué coca se consume, la coca del trópico o la coca de Yungas de la zona tradicional y si sólo se consume la coca de Yungas de la zona tradicional, vamos a exigir que se erradique toda esa coca que no se consume”, enfatizó Gutiérrez en conferencia de prensa.

Asimismo, el dirigente indicó que rechazan las 7.700 hectáreas para la producción de la hoja de coca en el Trópico de Cochabamba y que no están de acuerdo con la promulgación de la nueva ley a ser promulgada mañana, según dio a conocer el vicepresidente Álvaro García Linera.

También puede leer: Gutiérrez denuncia presión del Gobierno para firmar acuerdo

“Todos los productores de la hoja de coca rechazamos las 7.700 hectáreas para el Trópico de Cochabamba (…). No estamos de acuerdo con la promulgación de esa ley”, dijo.

La pasada semana, el dirigente de los cocaleros de los Yungas denunció que firmó bajo presión el acuerdo con el Gobierno sobre la Ley General de la Coca, que legaliza las hectáreas de cultivo de 12.000 a 22.000, de las cuales 14.300 estarían en La Paz y 7.700 en Cochabamba. Hoy ratificó su denuncia.

“Me han tratado de golpista y eso es algo grave hermanos, lo que me han acusado, incluso al entorno ha habido algunos dirigentes donde he recibido presión. ‘Culpable va a ser el presidente de Adepcoca’, por eso nosotros en su momento, por esa presión que hemos recibido, obligados hemos tenido que tal vez firmar, pero no está el sello de Adepcoca”, indicó Gutiérrez.

También puede leer: Morales promulgará la Ley de la Hoja de Coca el miércoles, anuncia García Linera

Ayer, García Linera informó que la promulgación de la Ley de la Coca está prevista para mañana. El presidente Evo Morales será quien le dará vigencia.

http://www.paginasiete.bo/seguridad/2017/3/7/adepcoca-anuncia-pedira-referendo-sobre-coca-cuando-haya-otro-gobierno-129760.html

BOL: Las drogas y la libertad

El Deber

Si creemos en la libertad de cada ser humano como un derecho inalienable, entonces no deberíamos aceptar que el Estado nos regule qué podemos y qué no podemos meternos a la boca. Desgraciadamente, la mayoría de la gente, incluyendo juristas e intelectuales, no tienen claro qué son los derechos humanos y tampoco tienen, más allá de los discursos y la retórica (donde hasta los tiranos dicen defender la libertad), un compromiso firme y consecuente con el derecho de cada persona a elegir su destino. Esto trae como consecuencia que el consenso mundial juzgue legítimo y acertado que los Estados prohíban ciertas drogas y se lancen a una cruzada militar contra ellas. Esto es lamentable, no porque las drogas sean buenas, sino porque criminalizar su uso socava los principios de una sociedad libre.

Pero esta no es la única consecuencia negativa la de penalización de las drogas. Si estas fueran legales, no existirían los cárteles, sindicatos cocaleros y grupos paramilitares que matan, extorsionan y crean un clima violento en todos los países de la cadena de producción y distribución. Si las drogas no fueran criminalizadas, aquellas no estarían atiborradas de personas pacíficas cuyo ‘delito’ ha sido transportar o comercializar un producto voluntariamente demandado por otras personas. Si las drogas no fueran ilegalizadas, se podría trabajar más eficazmente en la rehabilitación de los adictos y en la producción de drogas menos adictivas o menos dañinas para la salud.

El argumento de que la prohibición de las drogas se justifica porque son malas para la salud es espurio: según un estudio de la OMS, el año 2000 se estimaron 194.058 muertes por consumo de drogas ilegales, mientras que la misma OMS calculaba 12,29 millones de muertes por isquemia y paro cardiaco ese mismo año. La OMS estima que 1,59 millones de personas murieron de diabetes en 2015. Es decir, muchísima más gente muere por el excesivo consumo de azúcar refinada y carnes rojas que por la cocaína o la marihuana, el opio y todos los estupefacientes juntos. De hecho, más gente muere por el abuso de drogas legales que por las drogas ilegales. Por supuesto que quien escribe no sugiere que se deba prohibir el azúcar o las carnes rojas, ni tampoco promueve el consumo de drogas. Las drogas son malas y la sociedad civil y la familia deben educar contra su uso. Los padres no debemos transferir al Estado nuestra responsabilidad de cuidar a nuestros hijos y sí debemos prohibirles, pero sobre todo educarlos para que no utilicen drogas. Pero no es rol del Estado decir a los ciudadanos libres lo que pueden o no consumir.

http://www.eldeber.com.bo/opinion/Las-drogas–y-la-libertad-20170306-0137.html