BRA: Crece tensión en Brasil

El Diario

Masiva protesta de opositores exige la “inmediata” renuncia del presidente Michel Temer, por graves sospechas de corrupción. Los movilizados lanzaron bombas molotov contra 5 edificios públicos y quemaron ministerios. El mandatario desplegó a la Fuerza Armada para reprimir las manifestaciones en su contra.

Una masiva protesta que exigía la “inmediata” renuncia del presidente Michel Temer, cada vez más acorralado por graves sospechas de corrupción, derivó en enfrentamientos e incendios de edificios públicos; entretanto, el mandatario ordenó el despliegue de la Fuerza Armada para reprimir las manifestaciones.

Según reportes de la Policía Militar, participaron entre 35.000 y 40.000 personas en la movilización, que en un principio comenzó en forma pacífica, pero luego derivó en serios enfrentamientos cuando la multitud se aproximó a la sede del Parlamento, donde comenzaron los hechos de violencia que llevaron al mandatario a pedir refuerzos de “tropas federales”.

En esta acción, los opositores al gobierno de Temer atacaron los ministerios de Hacienda, Cultura, Turismo y Energía y Minas, y a lo largo de la Explanada muchos de los manifestantes le prendieron fuego a contenedores de basura y otros objetos. Las autoridades no informaron sobre el número de heridos.

http://www.eldiario.net/noticias/2017/2017_05/nt170525/principal.php?n=68&-crece-tension-en-brasil

Anuncios

BRA: Más de 90 presos huyen por un túnel de cárcel brasileña

Diario Correo

La Policía consiguió capturar al menos a nueve reclusos.

Más de 90 presos huyeron por un túnel mayor a los 30 metros de extensión en una cárcel del estado de Río Grande do Norte, en el noreste de Brasil, informaron hoy las autoridades penitenciarias.

Los presos se escaparon de la cárcel Estadual de Parnamirim, en la región metropolitana de Natal, la madrugada del miércoles y contaron que el apoyo de varios vehículos durante la fuga, según confirmó la Secretaría de Justicia y de Ciudadanía (Sejuc).

La Policía consiguió capturar al menos a nueve presos y continúa barriendo la zona para atrapar al resto de fugitivos, que, según las primeras informaciones, pertenecen a un grupo criminal.

 La prisión se encuentra en la misma región en la que está ubicada la cárcel de Alcaçuz, la mayor del estado brasileño de Río Grande de Norte, donde a comienzos de año se registró un enfrentamiento entre bandas rivales que dejó 26 muertos.

Al menos 70 reclusos de Alcaçuz continúan desaparecidos, por lo que el número de víctimas podría ser mucho más elevado que el divulgado oficialmente por las autoridades.

El de la prisión de Río Grande de Norte es uno de los trágicos sucesos, junto con los vividos en cárceles de los estados de Amazonas y Roraima, que provocaron este año una de las peores crisis de la historia del sistema penitenciario brasileño, que dejó más de 150 muertos tan sólo en los primeros meses del año.

El hacinamiento y las pésimas condiciones de los presidios es uno de los mayores problemas del sistema carcelario brasileño, que alberga a 654.372 presos en las prisiones del país, 76 % por encima de su capacidad, según datos oficiales.

http://diariocorreo.pe/mundo/mas-de-90-presos-huyen-por-un-tunel-de-carcel-brasilena-751924/

BRA: Así se vive en Cracolandia, la “tierra del crack” en Brasil, el mayor consumidor del mundo

Semana

En un operativo que involucró a unos 500 policías armados, unas 40 personas fueron arrestadas en un barrio que es considerado la sede de un mercado ilegal y área de consumo público de crack en Sao Paulo, la ciudad más grande de Sudamérica.

Mylena Garbin, promotora cultural de 24 años, pasó años peregrinando de bar en bar en el centro de Sao Paulo, en Brasil. Su intención no era ir a beber ni a encontrarse con sus amigos.

Mylena recorría los bares de un barrio conocido como “Cracolandia” y buscaba a su padre, usuario crónico de cocaína y crack que abandonó a la familia cuando la joven era adolescente.

“Nadie sabía de él”, cuenta Garbin.

Pero tenía una pista: a los 18 años supo que su padre acostumbraba frecuentar Cracolandia, en el centro de Sao Paulo.

Este barrio marginal, conocido como “la tierra del crack”, en Brasil, es la sede de un mercado ilegal y área de consumo público de esta droga.

También funciona, al mismo tiempo, como albergue para la población de indigentes de Sao Paulo, la ciudad más grande de Sudamérica.

Mercado abierto

Se calcula que en el barrio, integrado por unos siete bloques de viviendas, viven unas dos mil personas y todas buscan lo mismo.

En las calles se puede ver a los usuarios tirados en el suelo, envueltos con cobijas sucias o desplomados sobre sofás abandonados en el exterior.

Nadie esconde el motivo por el que están allí: comprar, consumir libremente o vender crack.

Hace unos años la zona era considerada tan peligrosa que ninguna autoridad, ni siquiera la policía, se atrevía a entrar.

Pero con la epidemia de crack que comenzó a asolar a Brasil -se calcula que un millón de personas son adictas a la droga en este país- el gobierno decidió lanzar una serie de medidas para combatir el problema.

Las varias iniciativas de las últimas dos décadas incluyen tanto operativos de mano dura, como la redada realizada este domingo por la policía, como programas y métodos de reinserción social.

El domingo, en un operativo que involucró a unos 500 policías armados, fueron arrestadas unas 40 personas por delitos de tráfico de drogas.

 Los habitantes de Cracolandia respondieron destruyendo automóviles y saqueando tiendas.

Otras iniciativas incluyen programas sociales como el de Bracos Abertos (Brazos Abiertos), implementado por el previo alcalde de Sao Paulo, el izquierdista a Fernando Haddad, que intenta resolver la adicción por medio de la terapia y asesoría para reducir los daños causados por el uso de crack.

En 2016 Mylena decidió participar como voluntaria en uno de los programas de ayuda de Cracolandia para poder buscar más de cerca a su padre.

Así lo encontró y por primera vez en 20 años padre e hija pasaron navidad juntos, en la casa de la madre de Mylena, la comerciante Irene Cavalcanti.

“Finalmente tuvimos un encuentro familiar”, le dijo la joven a BBC Brasil.

Su padre, de 52 años, que pidió no revelar su verdadero nombre, no ha dejado el crack.

Pero dice que ahora consume menos y Mylena lo visita cada 15 días en el hotel donde vive en Cracolandia.

“Remodelación”

Tras el operativo de este domingo, el alcalde de la ciudad, Joao Doria, declaró que la operación marcaba el fin de la impunidad en la zona.

Los críticos, sin embargo, aseguran que la medida simplemente llevará el problema a otras partes de la ciudad.

Doria prometió derribar muchos edificios de la zona y remodelar las calles aledañas a la estación de trenes Luz, que en la última década ha sido un mercado público de crack.

“Cracolandia ya no existe y ya no regresará. El gobierno no lo permitirá”, dijo el alcalde durante la operación.

También anunció que se instalarán cámaras de CCTV en el área.

Este, sin embargo, no es el primer operativo de este tipo que se lleva a cabo en Cracolandia. En el pasado se ha detenido a traficantes y varias calles del barrio han sido clausuradas.

Sin embargo, hasta ahora, estos operativos parecen haber fracasado. Y los programas sociales, como el Brazos Abiertos, parecen tener un futuro incierto.

El alcalde Doria anunció durante una conferencia de prensa que “la policía será desplegada de forma permanente y el problema será reducido”.

Pero tal como él mismo lo admitió, “será difícil poner fin a este problema histórico”.

http://www.semana.com/mundo/articulo/asi-se-vive-en-cracolandia-la-tierra-del-crack-en-brasil-el-mayor-consumidor-del-mundo/526182

BRA: Masacres en penales de Brasil: “Gobierno nos da la espalda”

El Comercio

“Tenemos miedo de que lo maten […] Tratamos de sacarlo, pero no tenemos dinero para un abogado”, dijo familiar de un preso.

La noticia no le llegó de boca de algún funcionario. Se enteró porque un preso que sobrevivió a los disturbios distribuyó un video de la carnicería a través de WhatsApp y de Souza reconoció el tatuaje de su marido Jonas Victor Nascimento, de 39 años, que había sido decapitado. Llevaba preso tres años por robo y homicidio culposo, y debía ser liberado en junio.

“¿Qué imagen de mi marido me queda? ¿Un cadáver descabezado?”, expresó de Souza llorando. Dijo que lo tuvo que enterrar sin su cabeza. “¿Dónde está el gobierno? ¿Dónde está el estado? No hacen nada”.

Para las familias de los más de 130 reos muertos en prisiones brasileñas desde comienzos del año, el dolor se vio agravado por las respuestas del gobierno, lentas cuando no insensibles, producto de una falta de recursos y del desdén que muchos brasileños sienten hacia los presos en un país sacudido por la violencia.

“Deberían matar más gente”, afirmó Bruno Julio, secretario nacional de la juventud, durante una entrevista del mes pasado con el diario O Globo. “Debería haber una matanza por semana”.

Los comentarios causaron furor en las redes sociales, generando muchas condenas pero también manifestaciones de aprobación. Al día siguiente Julio renunció.

Caso Odebrecht: estos son los ocho procesados hasta el momento

José Melo, gobernador del estado de Amazonas, donde fueron asesinados 57 reos en el penal de Manaos el 1ro de enero, afirmó que entre los muertos “no había santos. Eran violadores y asesinos”.

El presidente Michel Temer no habló de la masacre de Manaos en público por cinco días. Y cuando finalmente lo hizo, causó conmoción al decir que se había tratado de un “trágico accidente”.

“Se ha contaminado la opinión pública” sobre los presos, expresó Marcelo Freixo, legislador del estado de Río de Janeiro y promotor de una reforma al sistema de prisiones. “Hay más deseo de revancha que de justicia”.

Después de los disturbios del 14 de enero en Alcacuz, que dejaron 26 reos muertos, le tomó 11 días a las autoridades del penal hacer un recuento para ver cuántos habían fallecido y quienes se podían haber escapado.

Decenas de familias pasaron días acampadas frente al penal, con colchones, esperando noticias ansiosamente. La mayoría las daban los mismos reos, que se comunicaban con teléfonos celulares. Las familias dicen que las autoridades no hicieron nada para ayudarlas.

Brasil: Investigarán a ex presidente Sarney por Caso Lava Jato

“Juegan con las vidas” de la gente, señaló Elaine Silva, cuyo esposo, preso por manejar borracho, sobrevivió a la rebelión con apenas una rodilla lastimada.

Tras el baño de sangre de Manaos, Luiz Sagando dijo que le tomó más de una semana enterarse de que su sobrino, Macedo Fineira, había sobrevivido. Fineira, de 19 años, lleva preso 16 meses en conexión con dos asesinatos, pero no ha sido juzgado y su familia cree que es inocente. Se calcula que el 40% de los presos de Brasil esperan ser enjuiciados.

“Tenemos miedo de que lo maten. En la prisión no hay garantías”, declaró Sagando. “Tratamos de sacarlo, pero no tenemos dinero para un abogado”.

En respuesta a las quejas de las familias, la dependencia estatal a cargo de asuntos relacionados con las cárceles le dijo a la Associated Press que estaba ayudando a las familias, pero no quiso dar detalles.

Las autoridades son responsables de los presos, desde su seguridad personal hasta su salud, según Julita Lemgruber, que dirigió el sistema de prisiones del estado de Río de Janeiro entre 1991 y 1994. En realidad, sostuvo, esas garantías “no van más allá del papel en que están escritas”. Agregó que un racismo endémico contribuye al actual estado de cosas.

Lava Jato: Socios de firma legal de “Panama Papers” detenidos

Un informe del Ministerio de Justicia del 2014 dice que el 62% de los reos son afrobrasileños o de raza mixta, cuando solo el 54% de la población se identifica como negra o mestiza.

Ha habido algunos indicios de progreso. La Corte Suprema dictaminó el año pasado que el estado debe compensar a las familias de los presos que mueren en las cárceles. Pero la pobreza de la gente combinada con las enormes trabas burocráticas hacen pensar que esas compensaciones pueden no ser muy realistas.

Personas como Sandriely Costa no pueden solicitarla incluso si tuviesen los medios. Costa tenía una relación con un reo de Alcacuz, Felipe de Oliveira, preso por robo y quien murió durante los disturbios.

Costa dijo que Olivieira tenía una herida de bala en el estómago y había sido decapitado. Oliveira hizo enterrar a Costa sin ayuda de las autoridades.

“Nadie se merece una muerte como esa”, se lamentó Costa, agregando que durante todo el drama las autoridades “nos trataron como perros”.

Fuente: AP

http://elcomercio.pe/mundo/latinoamerica/masacres-penales-brasil-gobierno-nos-da-espalda-noticia-1967562?ref=portada_home

BRA: Unos 30 presos fueron asesinados en un último motín en Brasil

RPP Noticias

La rivalidad de bandos desencadenó una matanza que recién pudo controlarse 14 horas después.

Al menos 30 reos muertos dejó un motín en la prisión brasileña de Alcaçuz, ubicada en Río Grande do Norte. La matanza se produjo en medio de enfrentamientos entre dos bandos rivales. Unas tres víctimas fueron decapitadas y otras perecieron por quemaduras en el cuerpo.

El conflicto se produjo en la tarde del último sábado y se extendió hasta el día siguiente. La Policía Militar recién ingresó este domingo para controlar la situación. Las autoridades del centro penitenciario recomendaron esperar a que amanezca, pues los presos habían cortado la energía eléctrica. Además, se informó que portaban armas.

Disputa territorial. Una vez dentro, se halló una treintena de cadáveres, aunque es posible la existencia de más. “Seguramente, hay más de 30 muertos”, dijo el comisario Otacillo de Medeiros.

Según señalaron los directivos del penal, el motivo de la pelea sería el control del narcotráfico. Los grupos enfrentados pertenecerían al Primer Comando de la Capital (PCC) de São Paulo y el Comando Vermelho de Rio de Janeiro y sus aliados. 

Matanzas constantes. La cárcel de Alcaçuz alberga a cerca de 1100 reclusos. Sin embargo, solo tiene capacidad para 620. El hacinamiento en las cárceles brasileñas es la causa principal de las grescas entre grupos criminales.

Tan solo este mes se han reportado más de 100 presos asesinados por sus compañeros en diferentes penales de Brasil. Los últimos motines tuvieron como escenarios las prisiones de Manaos (Amazonas), Boa Vista (Roraima) y Paraiba.

http://rpp.pe/mundo/actualidad/brasil-nuevo-motin-en-carcel-deja-30-presos-muertos-noticia-1023866?ns_source=self&ns_mchannel=portada.home&ns_campaign=content.cronologico&ns_linkname=12