ECU: Ni multa ni cárcel: trabajo comunitario

El Comercio

No cometieron un delito mayor o una falta grave, pero irrespetaron las normativas de convivencia en la ciudad, o la Ley, y recibieron una sanción. Pagaron una multa o una condena no con dinero ni con días tras las rejas, sino con el sudor de su frente: se acogieron al trabajo comunitario. Limpiar un poste, arreglar un juego dañado, recoger la basura de un parque o limpiar un grafiti de un muro son las formas más frecuentes mediante las cuales una persona que fue hallada culpable de una falta puede resarcir su mal. 
Con escoba en mano, se puede encontrar a Juan, de 19 años, quien fue pillado bebiendo en su automóvil en el sur luego de salir de clases; y a Andrés, sorprendido mientras grafiteaba una pared junto a sus amigos en Calderón. Y a Alberto, culpable de estafa, pero también a Luis, quien por descuido chocó a un auto al irrespetar una señal y le causó heridas menores al otro conductor. 
Tanto las ordenanzas municipales como el Código Orgánico Integral Penal contemplan la figura de trabajo comunitario. Es decir, puede beneficiar tanto a quien comete una infracción (en lugar de pagar la multa), como a quien es hallado culpable de un delito menor (en lugar de ir a prisión). En el primer caso es el comisario de Aseo, Salud y Ambiente del Municipio el encargado de permitir esa alternativa; en el segundo es un juez .
Según la Agencia de Control, en el 2016, 147 personas prefirieron esa opción. 
 La semana pasada cuatro personas terminaron sus servicios en Calderón. A la administración Eloy Alfaro llegan en promedio unas tres personas semanales a realizar ese tipo de labores, generalmente jóvenes libadores. Sebastián Cornejo, asesor de la Agencia Metropolitana de Control, explica que hay tres ordenanzas que brindan esa alternativa. Una de ellas es la 332, que habla sobre la disposición de residuos sólidos, pero a diferencia de las otras, condiciona esa figura únicamente para aquellas personas que no disponen de los recursos para hacer el pago . Si tiene trabajo o bienes, debe cancelar. 
 Cornejo explica que esta normativa habla de un rango de cuatro horas de labor comunitaria, pero no detalla las actividades que debería realizar el infractor. Usualmente, se le asignan trabajos que mejoren el ornato de Quito. 
En cambio, la ordenanza 201 que habla sobre convivencia ciudadana, especifica que cualquier persona (sin importar si dispone o no de recursos) puede optar por el trabajo voluntario. Pero esta normativa tiene un vacío legal, ya que no determina un rango de aplicación de horas. El tiempo de trabajo comunitario lo determina el comisario según su criterio. 
Cornejo asegura que justamente se ha planeado presentar una propuesta de instructivo para que se tome en consideración como anexo a la ordenanza y se determine los horarios de trabajo y los lugares. 
 La Ordenanza 282 que regula aceras, fachadas, cerramientos, arbolado público y publicidad electoral sí tiene una disposición clara en la que se determina un cálculo específico; se compensa USD 10 por cada hora de trabajo.
 ¿Cómo es el cumplimiento? José, de 23 años, fue sorprendido libando junto a sus amigos en Solanda. Luego de ser notificado, se puso a órdenes del comisario de aseo quien fijó los espacios donde José deberá limpiar la publicidad de los postes. El joven debió firmar un acta de compromiso y deberá ingresar un archivo fotográfico de su trabajo. Finalmente el inspector recorrerá la zona y se asegurará de que el trabajo fue realizado.
Según David Guadalima, comisario de aseo de la zona Eugenio Espejo, los infractores tienen 30 días luego de que se le notifica con el auto de inicio, para solicitar la medida.
 Hacer trabajo comunitario en lugar de ir a la cárcel es también una opción. Víctor Romero, juez de la Unidad Judicial de Tránsito de Pichincha, explica que el trabajo comunitario es una suspensión condicional de la pena que se aplica para delitos que no superan los cinco años de cárcel, que no sean contra el interés del Estado ni delitos sexuales, o violencia familiar. Tampoco debe ser reincidente. Dependiendo de la pena,puede realizarse entre 180 y 240 horas de trabajo.
La judicatura coordina con la Unidad de Parques y Jardines del Municipio para el trabajo en espacios verdes y para verificar el cumplimiento de la sanción. Pero además contempla otro tipo de labores. 
 Romero explica que en uno de sus casos, una doctora tuvo un accidente de tránsito y fue condenada a seis meses de cárcel, pero optó por esa figura y fue enviada al Hospital Baca Ortiz, donde debió hacer cirugías por seis meses. Pedro, en cambio, debió ir al Hospital del Padre Carollo a hacer trabajos en radiología, su especialización. Esa casa de salud es uno de los lugares donde los sentenciados por un juez pueden ayudar a la comunidad. En Contexto
 La Fundación Tierra Nueva es una de las entidades que acoge a quienes desean hacer trabajo comunitario. Marcela Cruz, directiva, explica que se les asigna tareas como ayudar en el centro de jóvenes, trabajos de limpieza, de jardinería…

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/actualidad/multa-carcel-comunitario.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

ECU: Droga H puede tener hasta 80% de heroína

El Comercio

Las primeras investigaciones de laboratorio comenzaron en el 2014. Entre ese año y el 2016, los químicos farmacéuticos que operan en el Centro Científico de la Secretaría de Drogas encontraron que la droga H está compuesta básicamente por heroína, cafeína y diltiazem, una sustancia utilizada para tratar la hipertensión.

Tras analizar 15 muestras durante el año pasado se descubrió además que la heroína es lo que más se usa en este narcótico. En unos casos equivale al 40% de todos los componentes, y en otros el 80%, y de eso depende también que cada pequeño sobre cueste entre USD 0,25 y USD 3.

Desde cuando estallaron estos casos, en el 2014, esta es la primera vez que se revela cómo se produce la H, pues inicialmente en los barrios, especialmente de Guayaquil, se decía que las mafias mezclan heroína con raticida, cemento, analgésicos, heces de animales, anestésico para el ganado, y otros compuestos tóxicos.

Diego Tipán, subsecretario de Prevención de Políticas de Drogas, dice que los análisis también señalaron que en estos cocteles esporádicamente se usa carbonato de calcio, que es empleado para la producción de vidrio y cemento.

¿Por qué se comenzó a investigar este narcótico? Tipán asegura que lo hicieron por los daños y la adicción que representa este consumo. “La dependencia y tolerancia son mucho más fuertes comparados con otras drogas. El síndrome de abstinencia es mucho más complejo en el caso de la heroína, pues no solo se requiere un tratamiento psicológico, sino farmacológico”. El director de Análisis y Estudio sobre Drogas, Javier Paspuel, advierte además que la H “es más adictiva, hay dependencia física y psicológica, a diferencia de otras en las que la dependencia únicamente es física y la desintoxicación puede ser más tranquila”. En el 2015, de las 7 392 atenciones por consumo de opiáceos (sustancias ilegales, como la H) en el país, el 89% se concentró en la denominada Zona 8, es decir, Guayaquil, Durán y Samborondón. La mayoría de los pacientes reportados en esos cantones del Guayas tenía menos de 18 años. El año pasado, el 67% de los adolescentes que llegó a centros de tratamiento ambulatorio en esas ciudades lo hizo por consumo de drogas como la H. Por ahora, las autoridades dicen que este narcótico básicamente está concentrado en la Zona 8. Marcelo Tobar, comandante de la Policía de ese sector, indica que se busca disminuir estos casos con operativos y detención de microtraficantes, pero advierte que este es un “fenómeno social” que está arraigado en la gente. De hecho, la calle es uno de los sitios que mayores facilidades presta para acceder a sustancias ilícitas en Guayaquil. José, de 47 años, vive en el Suburbio y cuenta que a diario hombres y mujeres llegan en carros, motos, bicicletas, para comprar la H en el sector. Sabe que la estrategia para el expendio es simple. Cuando el interesado llega lo primero que hace es tener contacto visual con el vendedor. Luego se produce la venta con un cruce de manos y todos se alejan. La mañana del pasado martes, dos uniformados realizaron un operativo de control en las calles 29 y la L, en el Suburbio. Los agentes pararon los carros y las motocicletas que transitaban para revisar el interior y a los conductores. Hasta el mediodía habían revisado más de 10 autos y ocho motos y no detectaron novedades. Un policía contó que en otras ocasiones han hallado “paquetitos de H” en las cajuelas de los vehículos o en los bolsillos de los motorizados. Una vecina del sector dice que allí se vende droga todos los días. “Por la noche llegan carros, hacen cambio de luces; el chofer se estaciona metros más adelante y los vendedores se acercan para hacer negocio”, dijo la mujer a los gendarmes. En otro sector del sur de Guayaquil también hay quejas de los moradores. Los habitantes de Los Esteros señalan que desde hace más de cinco años ven que adultos y jóvenes se drogan en las calles, donde también las compran. Una mujer cuenta que incluso ha tenido que lanzarles aguas desde su balcón para que se vayan. “Casi todos los días vienen a fumar abajo. El olor es insoportable. No sé qué más hacer para frenar esto”. Por circunstancias como estas, Paspuel asegura que la idea es realizar estudios permanentes, para detectar cómo las bandas varían los componentes usados ilegalmente. Esos análisis también se usan para determinar el tratamiento que se administra a los consumidores y para la prevención de este problema.

En contexto

La venta de la droga H despuntó en el 2014, especialmente en los barrios de Guayaquil. Por eso, las autoridades intervinieron sectores como la Bahía de la Droga, que luego fue denominada como Barrio 10 sobre 10. En Durán se intervino el cerro Las Cabras.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/actualidad/drogah-heroina-analisis-microtrafico-investigaciones.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

ECU: Siete guías penitenciarios fueron condenados a cinco años de cárcel

El Comercio

El Tribunal de Garantías Penales del Guayas sentenció a cinco años de cárcel a 10 personas, entre ellos siete guías penitenciarios, quienes fueron investigados por asociación ilícita.

El fiscal César Peña, en audiencia de juicio, presentó a 13 testigos, entre ellos policías de la Unidad de Inteligencia e internos del centro de rehabilitación social de Guayaquil.

La Fiscalía presentó como pruebas el informe de investigación de los objetos ingresados al centro penitenciario, el reconocimiento del lugar y la pericia química de la droga incautada a los procesados.

Estas pruebas fueron acogidas por los integrantes del Tribunal conformado por Dora Vargas, Mónica Suárez y Alexandra Yépez, quienes emitieron la sentencia condenatoria.

Además, dispusieron una multa de 12 salarios básicos unificados (USD 4 392) para los diez procesados.

La investigación de este caso inició el 12 de enero del 2016, tras un operativo realizado por la Fiscalía y la Unidad de Inteligencia Penitenciaria, en el que detuvieron al grupo que operaba en el centro de rehabilitación.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/actualidad/guias-carcel-condena-justicia-sentencia.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

ECU: Long visitará Bolivia para promover lucha contra paraísos fiscales

El Comercio

Agencia AFP

El canciller de Ecuador, Guillaume Long, visitará Bolivia este lunes 21 de noviembre para reunirse con el presidente de ese país, Evo Morales, e impulsar la lucha contra los paraísos fiscales, informó la cancillería. El mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, promueve una consulta popular, que fue aprobada el miércoles 16 de noviembre por la Corte Constitucional, para impedir que los funcionarios públicos o candidatos a cargos de elección popular tengan empresas o cuentas en paraísos fiscales. “Un tema central de la visita será la lucha contra los paraísos fiscales. En ese marco, el jefe de la diplomacia ecuatoriana visitará la Comisión Especial Mixta de la Asamblea Legislativa Plurinacional, que investiga a las empresas bolivianas involucradas en los ‘Panama Papers’”, señaló la Cartera en un comunicado. El jefe de la diplomacia ecuatoriana se reunirá en privado con el gobernante boliviano y con su homólogo David Choquehuanca, para tratar temas de cooperación económica y política. Además, dictará una conferencia sobre el denominado “pacto ético” propuesto por Correa para combatir los paraísos fiscales. “Expondré la posición del Ecuador en su lucha contra los paraísos fiscales y nuestra propuesta por un pacto ético. Los abusos por las empresas offshore es un tema que también preocupa al gobierno de Bolivia”, dijo Long, según cita la cancillería. Tras estallar el escándalo de los ‘Panama Papers’, que revelaron activos financieros de personalidades del mundo en paraísos fiscales, Correa planteó que el referendo se realice en las elecciones presidenciales y legislativas del 19 de febrero del 2016. De ganar el Sí en la consulta, que deberá ser convocada por el Consejo Nacional Electoral, los servidores públicos deberán acatar inmediatamente el mandato, cuyo incumplimiento será causal de destitución. Además, en un año a partir de la proclamación del resultado, el Congreso deberá reformar las leyes.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/actualidad/guillaumelong-bolivia-pactoetico-paraisosfiscales-evomorales.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

ECU: Los estados deberán fortalecer la institucionalidad en la frontera

El Comercio

Los analistas coinciden: la etapa del postconflicto será muy complicada, no solo para Colombia sino para sus países vecinos como Ecuador. Una parte fundamental que, tanto Colombia como nuestro país, deben poner en marcha tras la firma del acuerdo es la institucionalización de las zonas de frontera donde los estados han permanecido ausentes durante décadas. En estas regiones se deberá dotar de más servicios a la población, como hospitales, ministerios y escuelas.

Las Fuerzas Armadas de Ecuador han levantado un informe completo de lo que sucede en la frontera norte y revelan que al frente, en territorio colombiano, venían operando nueve estructuras de las FARC, dos del ELN y tres de los denominados Grupos Armados Organizados o lo que hasta hace poco se conocía como las Bacrim. Por eso, advierten que uno de los principales riesgos de la desmovilización de la guerrilla es que otros grupos ocupen su espacio.

De hecho, hace una semana, un jefe guerrillero llegó a la población colombiana de Tumaco (frente a San Lorenzo, Esmeraldas) y señaló que tras su salida esos territorios serán ocupados por el ELN.

Pero grupos criminales como el Clan Úsuga o La Comuna también han enviado mensajes con paros armados (1 de abril) o amenazas a los pobladores.

“Si las FARC se van pueden venir otros a imponer, mediante la fuerza, la misma dinámica y esto posiblemente genere desplazamiento a nuestro país”, advierte el general Javier Pérez, jefe del Comando de educación y doctrina del Ejército.

Por estas complejidades, el general Carlos Égüez, jefe de Estado Mayor del Comando Conjunto de las FF.AA., advierte que los militares mantendrán sus operaciones en la zona,pese a la disminución de presupuesto y el aumento de tareas no fundamentales.

Francisco Carrión-Excanciller “La firma de un papel no significa el fin del conflicto”

¿Qué implicaciones tendrá la ­firma de la paz, en la relación entre Ecuador y Colombia? Primero déjeme referirme al contexto. Este tratado demuestra que América Latina es una región madura. Tiene la convicción y la práctica de que los problemas internos e internacionales se resuelven a través de soluciones pacíficas. Ahora, lo que viene es la época de la posfirma, no la del posconflicto.

¿A qué se refiere? Que se firme un papel no quiere decir que el conflicto se acabó. Hay todo un proceso de dejación de armas, factores que tienen que cumplirse de ambos lados. Es un proceso que se debe basar en la confianza. Será prioritario, desde el lado ecuatoriano, lograr una presencia institucional: hospitales, ministerios, escuelas, etc.

¿Cómo hacerlo, tomando en cuenta que eso requiere de recursos y el país está en crisis? Ahí está la gran responsabilidad del Estado. Será complicado. Creo y soy optimista de que tenemos que hacer un esfuerzo para que la gente de frontera tenga una mejor vida.

¿Qué papel pueden jugar organismos internacionales como la Unasur o la OEA? Ninguno. Aquí lo que se necesita son recursos y voluntad política. Más responsabilidad tendría el Banco Interamericano de Desarrollo, por lo regional, el Banco Mundial, el banco de los europeos. Que parte de los recursos que se negocien con Colombia, se destinen a Ecuador. No para el ecuatoriano, sino para el colombiano que se va a quedar o va a venir al país.

¿Qué política de movilidad deberán adoptar las naciones? Este es un problema compartido por Colombia y Ecuador. Nosotros no podemos hacer otra cosa que permitir el paso de los colombianos. Ahí es donde la comunidad internacional debe ayudar. El 90% de los colombianos que ya están en Ecuador no tiene intención de volver a su país, aun si la paz se consolida. Ya tienen sus familias, negocios…

¿Cuál debe ser el papel de Colombia? Colombia no ha sabido cumplir con sus compromisos adquiridos. Por ejemplo con los problemas que causaron las fumigaciones. El impacto que tuvo el Plan Colombia. Los costos militares y de vidas humanas del conflicto en general.

¿Cuál debería ser la posición de Ecuador frente a eso? Debieron sentarse ya, a hablar frente a esta inminente suscripción de la paz. No sé si lo hayan hecho. Ahora, sí hay que reconocer que Colombia ha sido un país difícil de confiar. Recordemos que llegó a incursionar en territorio ecuatoriano matando también a ciudadanos ecuatorianos (caso Angostura). Se hizo bien al romper relaciones, pero qué pasó con la reparación a las víctimas y la destrucción de instalaciones. Colombia no ha cumplido muchos de sus acuerdos, por diferentes razones. Ecuador ha tenido tolerancia, una falta de exigencia. No es que yo quiera decir que debimos mantener rotas las relaciones, sino que debió existir una verdadera reparación.

¿Qué pasó con las remediaciones por el efecto del glifosato en la población fronteriza, que usted conoció cuando era Canciller? El Gobierno del presidente (Rafael) Correa puso la demanda ante la Corte Internacional de Justicia por el uso de glifosato y también la retiró. Era un ­juicio prácticamente ganado para Ecuador. A cambio de no sé cuántos millones de dólares, que para los miles de habitantes de frontera afectados en su salud fue muy poco. Se perdió la oportunidad de alcanzar una verda­dera reparación.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/actualidad/colombia-ecuador-paz-farc-frontera.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com